¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

13/12/2010

A sus 75 años de edad, el piano sigue siendo su mejor compañero

Por René López, corresponsal
 
Tlaxiaco, Oax.- Retomando la ejecución del piano, con 75 años, y una forma de autoemplearse en su tercera edad, doña Zoila Martínez Oseguera, continúa dando conciertos, como el reciente en la casa de la cultura, aprende por las tardes notas musicales para ampliar su repertorio, autoempleo que ha encontrado a su tercera edad, forma de enfrentar una enfermedad que la estaba aquejando. 

En entrevista da a conocer que haber retomado el piano le ha dado una forma de autoemplearse en este arte, le permite ser feliz y a sus más de 70 años se prepara con nuevo repertorio.

Después de ofrecer un concierto en la casa de la cultura, Zoila Martínez, asegura que para ella nada ha terminado y espera que el ser supremo le de permiso para seguir viviendo y con ello seguir tocando el piano, instrumento musical que le ha dado sentido a su vida.

Recuerda a grandes maestros en la educación y en la cultura, entre ellos, Ramón Vega y Reguera, médico de profesión y concertista de piano que desde su infancia admiraba cuando ofrecía conciertos en la escuela federal, “leyes de reforma".

Desde niña su maestra fue, Altagracia Ramírez, ella le enseñó las primeras notas en este instrumento, acordes, teoría, lectura y escritura, teoría que le ayudó en las primeras interpretaciones de un aproximado de cinco melodías.

Más tarde y a interés de su papá, Lucas Martínez Álvarez, que también fue violinista de la orquesta, “Aliro Pimentel” ingresó al colegio Unión y Progreso de Oaxaca, donde estuvo bajo la dirección de monjas y sacerdotes, aprendiendo música.

Su gusto por tocar el piano, surgió luego de convivir rodeada de estos instrumentos, ya que entre los años 1935 a 1950, en esta población existían pianos de cola llegados de Inglaterra, Francia e Italia, estos se localizaban en algunas casas como de la familia de don José Ramírez, Vega y Reguera. 

Sus estudios continuaron en la ciudad de México y cuando regresaba a su tierra natal, Tlaxiaco, tocaba en el piano que existía en su casa, logrando con ello que su papa se expresará feliz, pero al paso de los años, por motivos de trabajos fue olvidando esta profesión que hoy ha retomado con enseñanzas por las tardes bajo la dirección del maestro Santiago Avendaño García. 

Actualmente se prepara para ofrecer un nuevo concierto que pretende dar en la casa de la cultura o en cualquier espacio existente en la ciudad de Tlaxiaco, argumentando con ello que para su vida personal le ha dejado ser muy feliz, también cura para una enfermedad que la estaba aquejando.

No hay comentarios.: