¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

14/11/2011

Frente al abandono oficial. Un pueblo indígena se hunde

Por René López, corresponsal

Galería de Fotos

Santiago Mitlatongo, Oax.- Las casas más bonitas se siguen hundiendo, por caer en totalidad esta el palacio municipal, las clínicas de salud, iglesia y otras instituciones a punto del colapso y la falta de ayuda por parte de los gobiernos en ausencia, en las comunidades de Santa Cruz y Santiago Mitlatongo, Nochixtlán, luego del movimiento constante de la tierra.

Dos meses en que los habitantes siguen esperando la ayuda por parte de los servidores públicos del gobierno, necesitan agua, planeación para un asentamiento adecuado de sus nuevas poblaciones, pasan hambre, frio y los niños que perdieron más dos meses de clases, porque ahora ya restablecieron su actividades debajo de galeras, dieron a conocer las autoridades municipales.

Nos dejaron abandonados nuestros gobiernos, solo vinieron a principio, pero hoy la situación es otra, el pueblo se sigue hundiendo, muchas peronas sin casas que duermen a la intemperie, con hambre y muchos días sin bañarse porque el agua no alcanza, coincidieron, las autoridades de los dos poblados que han quedado hundidos, coincidieron los agentes municipales, Gregorio Odilón López Gaytan, de Santa Cruz y Eutimio López Benítez, de Santiago Mitlatongo.

Nos mostraron su pueblo, dijeron la tierra sigue tronando, las dos lagunas existentes en la localidad de santa Cruz se han juntado con toda el agua que ha empezado a surgir, las casas ya se han hundido al lado de los postes de Luz.

En un recorrido en los más de 3 kilómetros de largo que tienen estas dos poblaciones nos encontramos con un pueblo fantasma, solo algunas personas que apresuradamente logran sacar de sus pertenencias, en burros acarrean algunas laminas y palos.

Las calles han desaparecido ante lo revuelto de la tierra, lugares que eran planos crecieron hasta los 3 metros o quedaron sumidos, como el auditorio municipal de Santiago, la iglesia destrozada en pedazos en altar mayor, la clínica sin bardas y de lado, muchas de casas se van de un lado y regresan del otro.

El retumbo de las piedras que caen del cerro, la caja de agua que surtía a los habitantes, enterrada a 30 metros, y el constante caer de las casas que se retuercen al movimiento de la tierra.

Los terrenos con grietas de más de 30 centímetros, algunos ganados, toros, vacas, borregos y chivos a la deriva, perros y gatos que se quedaron en las casas destrozadas.

La ayuda del gobierno solo fue poner tres galeras de lámina sin paredes, instalación de tres depósitos para el agua que no es suficiente para las necesidades de los más de 1265 habitantes de ambas poblaciones, Santa Cruz y Santiago Mitlatongo.

Los habitantes ahora tienen que bajar a más de 100 metros para seguir sacado algunas cosas, van por el agua y acondicionan sus galeras en los que la gente del gobierno llega a dar el apoyo.
Necesitan de un plan que no sea tan solo un rato, sino de una planeación donde los más de 1200 habitantes de ambas localidades logren el sustento a través del empleo y la urbanización con desarrollo sustentable.

Señoras como doña Jacinta Gaytan y Rebeca López, en entrevista dijeron que se cumplan algunas promesas entre ellas, los dos doctores que prometieron, especialistas como geólogos, ya que la tierra sigue tronando constantemente, que hace el lugar cada día más peligroso y no sabemos en que vaya a terminar.

Fortalecen la actividad artesanal, mujeres de Copala

Por René López, corresponsal

Juxtlahuaca, Oax.- Con un mercado de artesanías, 18 mujeres indígenas de San Juan Copala, fortalecen sus diseños y tienen un espacio para la exposición de sus obras de arte, en la población de Santiago Juxtlahuaca.

Dar identidad y prevalecer los orígenes de un pueblo, es uno de los principales objetivos de las mujeres que con sus obras, lograran mediante los años, conquistar al mundo. 

Las mujeres en entrevista dieron a conocer que el mercado de artesanías en Juxtlahuaca, ubicado en el zócalo, frente a palacio municipal, exponen artes de lunes a sábado con la finalidad de ofrecer una prenda realizada desde la cultura Triqui de San Juan Copala.

Hacer desde una flor, dos o cualquier otro diseño, en una blusa, es ahora una propuesta para los clientes, dio a conocer, Margarita Celestino de Jesús, quien dijo que los diversos diseños hoy ya son una opción para el gusto de la comunidad.

Un huipil nunca dejará de ser rojo y se distingue por sus colores vivos de una niña a de una mujer de mayor edad, este lleva colores aun más serios con figuras como triángulos, entre otras,  grecas y flores, para las menores. Para su realización de uno a dos años, y los hacen chicos y grandes, con listones, de lana u otro material.

La forma de tejido e hilado es la misma en un huipil de esta comunidad indígena, es también una costumbre en la población que las mujeres mantienen, ya que desde niñas la enseñanza por parte de sus mamás está presente. 

Esmeralda González, de 12 años, es ejemplo al realizar diversos tejidos, quien en entrevista da a conocer, que desde niña realiza pulseras tejidas, blusas, bordados y está aprendiendo el hilado de cintura.  

Ha aprendido también a expresarse en su lengua natal, el Triqui y espera que también sea apoyada para el fomento de este tipo de ropa, que salga más allá del exterior, que la gente lo conozca y que sea valorado por los jóvenes en general.

En su puesto y en general en todo el pequeño mercado, las mujeres que exponen obras milenarias, con la esperanza de mantener el lugar o que en algún día puedan obtener un mercado para la exposición y venta, ya que esta es una fuente de empleo y sobrevivencia para sus familiares.

Elena Ramírez, se ha dedicado al telar y tejido desde toda la vida, dijo que ahora las niñas desde los 12 años ya están aprendiendo la elaboración de la ropa, de su pueblo han tenido que salir ante la situación de búsqueda de mejores condiciones de vida, sobre todo de paz y que aun en la pobreza pero viven tranquilas. ella sabe hacer bolsas de telar de cintura, blusones, vende también ropa distinguida de Oaxaca, rebozos, pero también hace los ceñidores, vestidos con bordados, algunos regatean porque dicen que la ropa es solo tela con la forma, pero cuando ven que lo están haciendo en telar de cintura se animan y compran, sobre todo las personas que llegan de visita a Juxtlahuaca, ahora todas mujeres de Copala, ya radica en Barrio Guadalupe y están a disposición para la venta de estas obras.