¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

07/03/2010

Explotan en labores a tres millones de niñas indígenas

Ciudad de México, DF., (Notimex).- En México, casi tres millones de niñas indígenas son el sector social más desprotegido, porque enfrentan la pobreza extrema, la marginación social, la explotación laboral y son presas de las redes de tratantes de blancas, lo mismo para la prostitución que para el trabajo doméstico y en los campos agrícolas.

Un análisis de la Cámara de Diputados elaborado por la bancada del PRD destacó que de los 13.7 millones de personas que pertenecen a alguna de las 62 etnias del país, las niñas "constituyen la población con mayores carencias y el menor grado de cumplimiento de sus derechos fundamentales".

"Las niñas indígenas se casan en promedio a los 15 años, en ocasiones obligadas por los usos y costumbres, con lo que asumen una maternidad temprana, por falta de orientación y educación", subrayó el documento.

Los diputados federales del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Domingo Rodríguez Martell y José Torres Robledo, expusieron que casi 80% de la población indígena en México vive en situación de pobreza extrema.

El análisis, que retoma datos de UNICEF, INEGI y Conapo, indicó que la mayoría de las casi 25 mil comunidades indígenas suelen ubicarse en zonas de difícil acceso, lo cual repercute en la exclusión escolar y en el incumplimiento de otros derechos de los niños indígenas.

"Las niñas indígenas son el sector más vulnerable, más explotado, con menos oportunidades de asistir a la escuela y de ser víctimas de discriminación a veces en sus propias comunidades, y cuando salen a las ciudades son captadas por redes de explotación laboral y sexual", dijo en entrevista Rodríguez Martell.

El también integrante de la Comisión de Asuntos Indígenas de la Cámara de Diputados, añadió que el ejemplo más claro de la vulnerabilidad de las niñas que pertenecen a una etnia es el mercado de La Merced y Mixcalco, a unos pasos del Centro Histórico de la capital del país.

En esa zona de la ciudad de México, cientos de menores son prostituidas por redes de tratantes de blancas, remarcó.

Asimismo, el informe señaló que 33.2% de los niños indígenas menores de 5 años sufrió de baja talla en 2006, en comparación con 12.7% de las niñas.

El documento subrayó que los más altos niveles de desnutrición se encuentran entre las niñas.

El diputado del PRD y secretario de la Comisión de Agricultura, José Torres Robledo, sostuvo que en los campos agrícolas de prácticamente todo el país, las niñas son la mano de obra más usada.

La niñas, detalló, no asisten a la escuela, no han emigrado con sus padres o hermanos, y en ocasiones son el principal sostén de la economía familiar.

"Un alto porcentaje de niñas indígenas dejan de ir a la escuela porque tienen que comenzar a trabajar a una edad muy joven", añadió el análisis que citó como referencia al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Asimismo, 36% de los niños indígenas entre 6y 14 años de edad trabajan, el doble que el promedio nacional, calculado en 15.7 por ciento.

"Los pueblos indígenas también tienen un índice particularmente alto de migración interna hacia las zonas agrícolas en el norte de México. Se estima que en 2003, el 48.7% de las niñas y niños que trabajaban como jornaleros agrícolas hablaban alguna lengua indígena y 42.9% no asisten a la escuela", concluyó.

Conmemoran su día rodeadas de carencias

Ciudad de México, DF., (Notimex).- En México más de un millón de mujeres incorporadas a las actividades agrícolas carecen de acceso a la tierra, a educación y servicios de salud, y a diario se enfrentan a la violación de sus derechos humanos, afirmó Luis Alán Pérez Escuo.

El líder de la Federación de Profesionistas y Técnicos, de la Confederación Nacional Campesina, lamentó que en pleno siglo XXI la pobreza y la falta de oportunidades que enfrenta la población rural del país se expresan de manera más profunda en el caso de las mujeres.

En el marco del Foro sobre el Financiamiento Rural para Proyectos de Mujeres y su Derecho Social, en el auditorio Emiliano Zapata la CNC, aseveró que la creciente crisis en el campo ha aumentado los índices de pobreza y la migración de la población mayoritariamente masculina y obligando a la mujer a cuidar y trabajar la parcela.

Con la asistencia de la instructora de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Claudia Vargas Palencia, y de la profesora María Magdalena Sánchez Conejo, directora de Servicio Social de la CNC, se rindió homenaje a la mujer rural mexicana.

En vísperas del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se lamentó que son el grupo humano que menos acceso tiene a la educación, a los servicios del Estado y a las oportunidades, siendo víctimas de una paradoja que es necesario revertir.

El dirigente cenecista indicó que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha señalado que las mujeres rurales son las “trabajadoras invisibles en el mundo”, a pesar de que su función es una de las más importantes.

Por su parte, diputadas del PRI, PAN y PRD expresaron que aún cuando se han tenido avances en el reconocimiento a los derechos de las mujeres, en México sigue habiendo una deuda con ese sector de la población, y en particular con las indígenas.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el cual se conmemora el 8 de marzo, la legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Florentina Rosario Morales señaló que en México, más de tres millones 52 mil mujeres indígenas siguen siendo subyugadas y viven en condiciones marcadas por la discriminación, el racismo y la exclusión.

“Tenemos sí, que conmemorar la lucha que han dado, que dan todos los días estas mujeres, que a diario se sobreponen a la extrema pobreza, para sacar adelante a sus familias, y hacer frente al machismo social y al machismo’, puntualizó.

Entre los casos de injusticia que han enfrentado algunas mujeres indígenas, recordó el de Jacinta Francisco Marcial, detenida en marzo de 2006, acusada del secuestro de seis agentes de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), durante un decomiso en la comunidad de Santiago Mexquititlán, Querétaro.

Después de una larga lucha social, Jacinta fue liberada, pero permanecen presas por el mismo delito Alberla Alcántara Juan y Teresa González Cornelio. Además de que en las cárceles del país hay por lo menos 395 mujeres indígenas, seis de ellas consideradas presas de conciencia.

Al respecto la diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y aspirante a la candidatura de su partido al gobierno de Hidalgo, Carolina Viggiano Austria mencionó que se han tenido avances, pero evidentemente falta mucho por hacer, sobre todo en la cuestión cultural.

“Las mujeres también tenemos que jugar un rol importante, aprender a educar a nuestras hijas e hijos en equidad y sobre todo el que podamos entender que los roles han cambiado tanto que lo tenemos que hacer en casa también para que no haya una ruptura en el tejido social y para que no haya una confrontación con la realidad’, precisó.