¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

23/06/2009

Indígenas denuncian violación de sus derechos

* Piden intermediación de la ONU

* CDI cierra espacios de diálogo


Por Genaro Bautista/AIPIN, especial


Indígenas y afromexicanos del estado de Guerrero, denunciaron ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en México, la grave, sistemática y reiterada violación de sus derechos individuales y colectivos por parte de Felipe Calderón Hinojosa y Zeferino Torreblanca, titulares de los gobiernos federal y estatal de Guerrero, respectivamente, ante lo que piden la intermediación de la máximo instancia internacional.

Agrupados en su mayoría en la Convención Estatal Indígena y Afromexicana (CEIA), los demandantes, expusieron que México desconoce el derecho que tienen a la consulta bajo el consentimiento previo, libre e informado.

Lo anterior, señalan al imponérseles en Guerrero, a Gonzalo Ramón Solís Cervantes, como delegado de la oficial Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en sustitución del nahua Guillermo Alvarez Nicanor.

Su queja, apuntan, obedece a que no fueron consultados en el nombramiento de funcionario tal como aconteció con Alvarez Nicanor, quien fue designado en el cargo el 11 de octubre en acuerdo entre la Dirección General de la CDI y la CEIA.

Los indígenas guerrerense enfatizan su derecho a la libre determinación expresada en el ejercicio de la autonomía para participar plenamente en la construcción de su propio desarrollo, respetando y valorando “la enseñanza de nuestros ancestros para con el territorio y los recursos naturales, lo tangible e intangible de nuestra madre tierra”.

Sin otra opción, la CEIA, decide trasladarse este 22 de junio, de esa entidad al sur del país hacia la capital mexicana a fin de hacer valer sus derechos.

Como parte de sus acciones, definen instalarse en la CDI Nacional para ser escuchados y recibir respuesta a las demandas planteadas. Acuerdan acudir de manera paralela a la representación de la ONU así como de la Organización del Trabajo (OIT) y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

En ambas protestas, denuncian al presidente Felipe Calderón, por la violación de los instrumentos internacionales sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la discriminación de que son objeto.

Pero la CDI es determinante, no hay marcha atrás y háganle como quieran, afirma Julio de la Mora, Coordinador de Delegaciones de la institución.

Ante ello, los indígenas piden a las Naciones Unidas servir de intermediación ante el gobierno federal para además garantizar el respeto irrestricto a la libre determinación y el ejercicio de la autonomía como pueblos indígenas y el respeto al derecho de consulta en todos los niveles de decisiones que les atañen.

La Convención Estatal Indígena y Afromexicana (CEIA), es un espacio organizativo de los cinco Pueblos Originarios de Guerrero, compuesto por afromexicanos, Nauas, Na Savi, Me’phaa y ñomndaa.

El 21 de mayo, la CDI decide destituir al delegado emanado de la CEIA. De manera inmediata la CEIA pidió explicaciones pero la dependencia se abstuvo de responder.

A partir de esa fecha, los inconformes se reagruparon y empezaron a exigir a la CDI, reconsiderar en su decisión.

El día 28 de mayo sostienen una reunión con representantes de las oficinas centrales de la CDI, pero los funcionarios rechazaron firmar una minuta de acuerdos.

La queja obtuvo el 4 de junio de un exhorto del Congreso Local del estado de Guerrero, quienes piden al presidente Felipe Calderón establecer una mesa de diálogo y negociación a fin de iniciar un proceso de consulta para la elección del nuevo delegado estatal de la CDI.

Hasta el momento, Calderón a desoído la recomendación de los diputados guerrerenses, desacatando el punto de acuerdo legislativo.
Si no se quitan, están violando la ley: Gobernación

A las siete de la mañana, del 23 de junio, un contingente de indígenas guerrerenses se instalaron en la entrada del edificio de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI)

Informaron que nadie podría entrar y si salir del inmueble.

De inmediato las fuerzas de seguridad federal llegaron para establecer contacto con los quejosos

Los enlaces de la Secretaría de Gobernación, señalaron que los indígenas violaban la ley y que serían replegados a fin de que el acceso fuera reabierto.

Hasta la mañana de este martes 23 nada había ocurrido y la Policía Federal, puso una valla en una puerta de la dependencia por donde ingresaban elementos de seguridad y mandos medios de la CDI.

En una conferencia de prensa, citada por la Convención Estatal Indígena y Afromexicana (CEIA), los guerrerenses revelaban el hostigamiento, la provocación y el connato de violencia que estuvo a punto de desatarse la mañana de este 23 con la policía.

Cerrazón Política

Marthá Sánchez Nestor, amuzga de Xochixtlahuaca y Bruno Plácido Te Savi (Mixteco) de la Montaña de Guerrero, denunciaron la cerrazón política de la CDI.

A su salida del diálogo con funcionarios medios de la dependencia entre ellos Julio de la Mora, Coordinador de Delegaciones de la CDI, Martha Sánchez enfatizó que el gobierno de Felipe Calderón, quiere exterminar a los pueblos indígenas de México.

La actual administración, apuntan, aplica una política partidista panista que se niega a reconocer los derechos políticos y libertades fundamentales de los pueblos indígenas.

Ante esta postura, decidieron instalar una huelga de hambre a fin de ser escuchados y lograr que el director general de la CDI, Luis H. Alvarez, los reciba.

La huelga de hambre la instalarán en las oficinas centrales de la CDI en la ciudad de México, lo mismo que a las afueras de la representación de las Naciones Unidas.

Martha Sánchez reiteró que lo único que piden al gobierno federal, es el derecho que tienen a la consulta, el cambio de la política dirigida hacia los pueblos indígenas del Estado mexicano y que las instituciones dejen de convertirse en empresas de libre mercado, además del cumplimiento del Convenio 169 de la OIT.

Bruno Plácido, abundó sobre la discriminación de que son objeto, las injusticias y la imposición gubernamental en Guerrero, y cuestionó a Xavier Abreu, segundo al mando en la CDI, quien se encuentra de vacaciones en España, en lugar de atender las demandas indígenas.

Bruno manifestó su indignación ante la intransigencia de la dependencia federal quien amenaza con aplicar la política del garrotazo contra los indígenas que se encuentran en plantón.

A estas protestas se han sumado los representantes de Guerrero del Consejo Consultivo de la CDI, quienes expresan su alarma porque la institución con su actitud pone en riesgo el Plan de Desarrollo de los Pueblos Indígenas de esa entidad sureña.

Seguramente quieren que pase lo mismo que en Bagua, la amazonía del Perú, donde el pasado 5 de junio el gobierno de Alán García masacró a los indígenas. Que lo hagan, sentenció la experta indígena del pueblo amuzgo de Xochixtlahuaca, Guerrero, Martha Sánchez Nestor.

ARTES Y DERECHOS DE MUJERES INDÍGENAS

Tuxtla, Gutiérrez, Chis., (Expreso Chiapas).- Petrona de la Cruz, nacida en Zinacantán, recibió el Premio Chiapas Rosario Castellanos en literatura en 1992.

Junto a Isabel Juárez Espinosa formó el centro comunitario y grupo teatral FOMMA (Fortaleza de La Mujer Maya) en 1994. Sus obras han sido presentadas en ciudades de México, América Latina, Australia, los Estados Unidos y Canadá. Su libro Soy tsotsil forma parte de la colección Libros del Rincón, editado por la Secretaría de Educación Pública.

Actualmente el centro FOMMA lo integran diez mujeres, cinco del grupo de teatro y las otras cinco son socias activas; está centrado en los derechos de las mujeres indígenas, alfabetización, supervivencia cultural y la educación en tseltal y tsotsil.

En breve charla Petrona de la Cruz comenta algo de su vida de escritora y activista cultural indígena:

- ¿Cómo se inicia FOMMA?

Las fundadoras somos Isabel Juárez Espinosa y yo. Nos conocimos en 1989 en un grupo de teatro mixto que reunía a actores y escritores indígenas. A principios de 1992 Isabel se retiró del grupo, yo me voy a finales de ese mismo año. En 1993 Isabel y yo nos reencontramos en el programa Rincones de lectura de la SEP. Ahí trabajamos por las mañanas en las escuelas de las comunidades indígenas, por las tardes nos reuníamos en la casa de alguna de nosotras, para ensayar la obra de teatro La mujer desesperada, escrita por mí.

Al retirarnos del otro grupo teníamos planes de apoyar a las mujeres que estaban llegando, en ese entonces por ciertas razones, a San Cristóbal. Pensábamos orientarlas y educarlas por medio del teatro, y darles talleres de lecto-escritura en su lengua materna.

Pues hasta donde sabemos, somos el único grupo de teatro formado por mujeres indígenas. Claro hay otros grupos de mujeres, pero se dedican a otras cosas.
- Doña Petrona ¿de dónde nace esa fortaleza a la que aluden ustedes?

Nace de nuestros corazones, de la vida cotidiana de nuestros pueblos y del dolor de los cambios que se han dado día tras día en nuestra cultura ancestral y milenaria. Nuestra fortaleza es grande porque hemos visto que al paso del tiempo, nuestras metas se han llevado a cabo, así como nuestros sueños se hacen realidad en nuestra gente.

- ¿Cómo son las relaciones con otras mujeres mayas de otros estados de México?
Pues cuando nos hemos encontrado con otras mujeres, ya sea del estado, del país o del extranjero, hablamos del trabajo que realizamos cada una de nosotras. Porque así como aprecian y admiran nuestro trabajo, también nos pasa lo mismo con las actividades que ellas hacen, trabajemos puras mujeres y para mujeres siempre hay trabajos diferentes.

Nos gusta el teatro y todas las puestas en escena. El trabajo que realizamos en FOMMA está dirigido a nuestras comunidades indígenas. Pensamos en una puesta en escena fácil de entender y comprender, ya que el teatro nos ha servido para educar, y llevar mensajes importantes para el buen vivir y el buen existir.

Claro, no descartamos las puestas en escena de los grandes directores. Por ejemplo, hice un diplomado en dirección escénica con Luis de Tavira, un reconocido director escénico, en la Casa de Teatro de San Cayetano en el Estado de México. Pero me queda bien claro que esas puestas en escena son para teatros, y no se podría llevar a cabo en nuestros pueblos. Como actrices y dramaturgas admiramos los trabajos de Federico García Lorca, Rosario Castellanos, Víctor Hugo Rascón Banda y, claro, el discurso poético de Jaime Sabines.