¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

06/10/2008

Bloquean triquis cruce de Sor Juana Inés y Sabino

México, DF., (El Universal/Reporte 98.5).- Alrededor de 70 integrantes de la comunidad triqui bloquean las calles Sor Juana Inés de la Cruz y Sabino, en Santa María La Ribera, en la delegación Cuuahtémoc.

Ellos protestan por haber sido desalojados del predio ubicado en ese punto. Piden la presencia de personal del Instituto de Vivienda (Invi) para retirar el cierre.

Ellos aseguran haber ganado un amparo en el mes de junio.

Asegura Sedesol que 20 millones salieron de pobreza alimentaria

México, DF., (Notimex).- El secretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero, reconoció ante senadores que de 1996 a la fecha, con los programas sociales se ha logrado sacar de la pobreza alimentaria a 20 millones de mexicanos.

Resaltó que en 10 años se redujo de 34 millones de mexicanos en pobreza alimentaria a 14 millones, a través de las políticas públicas aplicadas por los gobiernos federales de Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

Al comparecer ante la Comisión de Desarrollo Social del Senado, que preside el perredista Graco Ramírez Garrido, el funcionario precisó que la administración de Calderón ha mantenido programas exitosos con muchos años de aplicación.

Esos planes sociales han sido complementados durante este sexenio con otros, a fin de lograr elevar el nivel de vida de los mexicanos, abundó Cordero Arroyo.

Pese a esos avances, sin embargo, los último índices de pobreza señalan que hoy existen 14 millones de pobres que no tienen para comprar una canasta básica de alimentos y 21 millones tampoco pueden atender sus gastos de salud y educación.

Asimismo 44 millones de mexicanos no pueden resolver sus requerimientos de vivienda y transporte, sostuvo el titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en su presentación inicial ante senadores de las distintas fuerzas políticas.

Excarcelan a campesinos en Chiapas como parte de un acuerdo con el gobierno estatal

La Trinitaria, Chis., (El Universal).- Pálido y con el rostro desencajado, Olivio Alfaro Vázquez, de 49 años de edad, se reencontró con sus familiares de Miguel Hidalgo, a dos días de su detención.

El campesino formó parte del primer grupo de 26 excarcelados que conforman el acuerdo entre el gobierno del estado y los campesinos.

“Me siento muy jodido”, dijo a los reporteros que abordaron a Olivio, con un vendaje alrededor del vientre y un paliacate a la cabeza, a su llegada a la casa ejidal, donde fueron recibidos entre abrazos y sollozos de sus paisanos.

Cuando el primer grupo de liberados llegó a la comunidad y recorrió la calle principal del ejido, algunos de los lugareños aplaudieron levemente. Aun con el júbilo que imperaba, las mujeres lloraron y abrazaron a sus padres, hijos y hermanos que no veían desde la mañana del viernes cuando ingresó la policía a la comunidad.

La mayoría de los 26 hombres estaban fatigados y desvelados. Sólo los más jóvenes parecían ecuánimes. La mayoría tenía las vestiduras sucias y con rastros de sangre seca en el rostro y cabeza.

Atrás de los excarcelados, un grupo de mujeres con jarras y vasos de té de hinojo, corrió para abrazar a sus familiares y ofrecerle que tomaran sorbos de la bebida, mientras un olor a menta inundaba la casa ejidal.

Aunque la comunidad parecía tranquila, había nerviosismo y desesperación por la dilación en el regreso de nueve de los campesinos. Las versiones que se propagaron eran que venían en camino o que estaban heridos.

El asesor jurídico de los campesinos, Jorge Guillén Figueroa, en tono molesto reseñaría que desde la noche del sábado los operadores del gobierno del estado pospusieron la entrega de los campesinos detenidos, aunque los campesinos cumplieron con la entrega de las 75 armas de fuego, entre fusiles de asalto, pistolas, así como cuchillos, teléfonos celulares, chalecos, fornituras y otros enseres de los oficiales.

La entrega del armamento, que según Guillén Figueroa, fue trasladado en una camioneta y llegó a pesar alrededor de 2 toneladas, se realizó hacia la media noche del sábado, en el centro de la comunidad Cárdenas, colindante con Miguel Hidalgo y la zona arqueológica de Chinkultic.

Explicó que los familiares de los seis campesinos muertos rechazó recibir los 35 mil pesos que el gobierno del estado envió como indemnización y esperan un gesto de buena voluntad de la autoridad para que aumentara los recursos.

Don Jorge Guillén Figueroa hablo de que un grupo minoritario de la comunidad estaba molesto por la entrega de las armas, sin que la mayoría de los presos estuviera en casa, lo que provocó la desconfianza de un sector.

La preocupación de los pobladores aumentó, cuando Guillén Figueroa y autoridades fueron citados por funcionarios en la cabecera municipal de La Trinitaria para sostener una reunión, pero el encuentro no se llevó a cabo. La intensión “era atorar a las autoridades ejidales”, expuso.

Por “estas situaciones, algunas gentes intolerantes y negativas de la comunidad no lo entienden y lo tachan a uno de traidor, de vendido, etc; pero bueno, en un movimiento como este, se sabe que hay de todo”, agregó el abogado.

En la mañana del domingo dos trabajadores jubilados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que fueron detenidos por los campesinos, al arribar con el agrupamiento de la policía, el viernes por la mañana, para “mostrar” donde vivían las autoridades ejidales de Miguel Hidalgo quedaron en libertad.

Rodolfo Albores y Límbano Hernández, permanecieron retenidos en la cárcel comunitaria desde el viernes al medio día.

Por la noche fueron liberados los nueve campesinos que aun estaban presos.

Indígenas denuncian abandono oficial

Juchitán, Oax., (El Universal).- Los indígenas mixes del sur de Oaxaca manifestaron su hastío ante el abandono gubernamental, las injusticias, el uso político de programas públicos y la falta de medicamentos en las unidades rurales del IMSS-Oportunidades.

Agrupados dentro de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), representantes de nueve municipios marginados de la región istmeña y del Bajo Mixe acordaron movilizarse para tomar oficinas y bloquear carreteras.

El coordinador de Ucizoni, Carlos Beas, informó que en la asamblea de delegados de esa organización, que se realizó el fin de semana, se denunciaron “graves irregularidades en la impartición de justicia”.

Durante la toma de oficinas públicas y bloqueos carreteros que se realizarán a partir del próximo miércoles, demandarán la libertad del indígena Miguel Juan Hilaria.

Piden escritores incluir lenguas en la educación básica

México, DF., (Notimex).- Para evitar que los niños indígenas se avergüencen o sean discriminados por hablar sus dialectos, dos escritores piden a la Secretaría de Educación Pública (SEP) incluir textos bilingües en la educación básica y enseñar a los infantes su idioma materno.

En el marco del Coloquio de Escritores en Lenguas Indígenas, que se llevó a cabo en la Feria del Libro de Antropología e Historia, se presentaron dos obras infantiles bilingües: La mamá de los alacranes y otro cuento zapoteco y El niño Kala~xo`n y otro cuento tojolabal.

Los dos textos formarán parte de la colección Los colores del maíz, son financiados por la SEP y la realización de Magenta Ediciones.

Francisco de la Cruz, presidente de la Asociación de Escritores en Lengua Indígena, y autor de La mamá de los alacranes, dijo que forzar el aprendizaje del inglés “provoca que muchas lenguas indígenas y locales se pierdan, por ello aprender otras lenguas enriquece como personas”.

Durante la presentación de los libros que se llevó a cabo en el Museo Nacional de Antropología, María Jiménez autora del texto El niño kaloxo'n y otro cuento tojolabal, reiteró que es importante editar libros bilingües porque “se está escribiendo en la lengua nativa de los niños y para que lean en su propio dialecto”.

“La letra con sangre no entra y menos en una lengua que no conocen los niños, afortunadamente las cosas han cambiado un poco y esto nos llena de esperanza y aquí tenemos material que viene a fortalecer nuestras raíces”, puntualizó.

Destaca especialista lucha de los pueblos indígenas

Guadalajara, Jal., (La Jornada Jalisco).- Es lamentable que las lecciones de solidaridad entre los mexicanos nos las estén dando los pueblos indígenas, ya que son éstos los que por siglos han sido ignorados entre la sociedad, aseguró Paloma Bonfil Sánchez, ex integrante de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas durante su visita a Guadalajara, refiriéndose a las tomas de carreteras y al sinnúmero de movilizaciones que han encabezado líderes indígenas, con las que en algunos casos han logrado sus objetivos.

“En México estamos en una etapa en la que hay muchas movilizaciones indígenas, como tomas de carreteras, tomas de alcaldías, comunidades autónomas, movimientos armados”, agregó la especialista en temas relacionados con las culturas nativas.

Bonfil Sánchez hizo énfasis en que parte de esa desigualdad y discriminación tiene que ver con la falta de políticas encaminadas a vincular las culturas indígenas con las tradiciones en las localidades desarrolladas, al considerar que los pueblos nativos “nos están diciendo que no podemos seguir en pleno siglo XXI manteniendo una situación de tanta desigualdad con una población que tiene más de 500 años sin acceso a la tierra, sin acceso a los servicios, sin acceso a los derechos políticos y sin acceso a un mínimo de bienestar, pues hace falta cumplir las leyes, que el derecho que nosotros reconocemos en la Constitución y en las leyes llegue a todos. Nuestra Constitución abre con un artículo que dice que todos somos iguales, pero no es cierto, México es uno de los países más desiguales de América Latina, y a medida que pasa el tiempo, la brecha se hace más grande, lejos de reducirse”.

Entre las cifras desalentadoras, dijo Bonfil Sánchez, se puede mencionar que un niño indígena tiene cuatro veces menos posibilidades de sobrevivir que un niño que nace en una ciudad en la que cuenta con todos los servicios, ya que casi el 90 por ciento de los indígenas vive debajo de la línea de la pobreza, lo que debería ser alarmante para las autoridades, que aún conociendo el problema se mantienen impunes, agregó.

“Nosotros que presumimos de nuestras culturas indígenas, que presumimos de nuestro legado, tenemos hoy a 12 millones de personas que no pueden sobrevivir y ése es un conflicto básico”, reviró la especialista.

En torno a la situación de las mujeres que indiscutiblemente son un género discriminado en México, según Bonfil Sánchez, las que pertenecen a culturas indígenas ven más vulnerada aún si integridad, por lo que instó también a trabajar en favor de este género.

“Las mujeres indígenas viven muchas desigualdades, y la primera es ésa, por ser indígena, pero la otra, que es igual de importante, es por ser mujeres. En todo México las mujeres son ciudadanas de segunda, y las mujeres indígenas lo resienten mucho más porque en condiciones de pobreza eso significa menos oportunidades de ingreso, menos acceso a la tierra, menos oportunidades de tomar decisiones y muy poca autonomía personal y eso nos pasa a todas, porque tienes que pedir permiso para salir, para entrar, para ir, para estudiar, para trabajar y para tomar cualquier tipo de decisión en tu beneficio, y eso también ha generado conflictos en la familia y en la comunidad, que se tienen que tomar en cuenta desde las políticas públicas, porque no se pueden obviar, y el pensar que no existen es como reproducirlos”, mencionó.

La manera de solucionar esas diferencias y de comenzar a crear una cultura de igualdad, en la que todas las políticas estén encaminadas a generar un ambiente de cordialidad, sin importar creencias, tradiciones o rasgos físicos, dijo, es mediante la omisión de comentarios ofensivos o bromas, calificadas por Bonfil Sánchez como de mal gusto, en las que se hace referencia a los pueblos indígenas.

“Somos una sociedad terriblemente racista y no lo reconocemos, pero en los insultos, en las bromas, en nuestra propia imagen, estamos haciendo eco de una cultura de discriminación. Tenemos que darnos cuenta de cuando una broma no es tan broma, cuando tenemos dichos que son ofensivos para mucha gente, así como ‘no seas indio’, lo que quiere decir ‘no seas ignorante’, ‘no seas bruto’, ‘no seas corriente’, ‘no seas naco’ y ese tipo de cosas son sumamente racistas y cuando tratamos de despreciar el color de la piel, los rasgos físicos, caemos en eso, que es una cosa muy curiosa porque este país es un país profundamente mestizo y somos todos bastante parecidos y donde pareciera que no hay razas, finalmente sí hay una distinción.

“Lo primero que tenemos que hacer es reflexionar sobre cuáles de nuestras conductas son discriminatorias o por lo menos que permiten la discriminación”, agregó.

Sobre el deterioro que ha tenido la sociedad mexicana, con el que se ha visto incrementado el índice de delincuencia organizada, ya sea la que se presenta en asesinatos o simplemente en aumento a la violencia, Bonfil Sánchez aseguró que éste podrá disminuir en el momento en que tanto ciudadanos como autoridades coordinen esfuerzos para trabajar en equipo.

“Hace falta una cultura de derechos, hace falta recuperar una conciencia de comunidad. Estamos muy individualizados y sólo nos importa lo que nos pasa y a quien queremos y si no caminamos juntos no vamos a llegar a ningún lado. Realmente como sociedad no funciona que unos pocos estén bien y la mayoría esté mal, es algo que nos pega en calidad de vida, que nos pega en seguridad, en pobreza y en riqueza interior. Yo creo que hay una mejor situación interna cuando uno sabe que está trabajando con los demás, no en contra y es algo en lo que debemos reflexionar”, concluyó.