¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

18/11/2008

Se extingue la lengua otomí en Guanajuato

Abasolo, Gto., (Correo de Guanajuato).- El otomí es una lengua propia del centro de México, sin embargo en Guanajuato, se podría decir que está en "extinción", pues tan sólo en los últimos diez años, según estimaciones del arqueólogo Efraín Cárdenas García, ha bajado en un 30 por ciento y sólo tres de cada 10 personas consideradas otomíes hablan el dialecto.

Según la Ley de Derechos Lingüísticos de México, el otomí es reconocido como una lengua nacional, junto a otros sesenta y dos idiomas indígenas y el idioma español; de hecho tiene la misma validez en el país.

Por su número de hablantes el otomí es la séptima lengua más hablada en México, después del náhuatl, el maya yucateco, el zapoteco, el mixteco, el tzotzil y el tzeltal.

En Jerécuaro y parte de la Sierra Gorda de Guanajuato, son los únicos sitios en los que todavía se pueden encontrar estos grupos indígenas, en el resto sólo existen descendientes de los otomíes, los cuales ya no hablan la lengua, lamentó el arqueólogo Efraín Cárdenas García.

Aseguró que en Guanajuato "se esta perdiendo el Otomí, del 100 por ciento de hablantes que teníamos hace 20 años, ahora ha bajado; en menos de 10 años el número de hablantes, con lo cual de cada 100 otomíes que se identifican con apellidos y nombre sólo tres de cada 10 lo hablan" dijo el arqueólogo, encargado de varios proyectos en la entidad, en Jalisco y Michoacán.



Expresó que el Instituto de Lenguas ha tratado de fortalecer estos nexos con las raíces guanajuatenses, pero ha sido sumamente difícil, ya que uno de los obstáculos es la propia cultura del rechazo y aceptación, misma que ha orillado a estos ciudadanos a no querer hablar lo que un día se consideró la "lengua en el Corazón de México

"Hacia la zona de Cieneguillas lo que es la Sierra Gorda de Guanajuato, ahora hay otro 10 por ciento u otro 15 por ciento de hablantes que son ‘chavos’ que han querido aprender Otomí y esos son los que registra el INEGI en sus estadísticas, son cuates que no estaban ahí, estos son otomíes de los herederos", dijo, Efraín Cárdenas.

En el mismo contexto, mencionó que en todo Guanajuato, existen varias mezclas de razas, destacando que, por ejemplo, hay comunidades en las que sus pobladores son güeros, con ojos de color o apiñonados, simplemente por que hace cientos de años, llegaron a colonizar un país, extranjeros de diversas partes del mundo.

"En el siglo XIV y XV había muy poca gente habitando el bajío, ya cuando el trabajo de la agricultura se necesitó, trajeron gente para repoblar, muchas de estas personas tienen ascendencia francesa" finalizó.

Indígenas de toda América honran tradiciones sagradas en Panamá

Panamá, Panamá (Eco Diario).- Indígenas de toda América, desde Alaska a Tierra de Fuego, se congregaron este viernes sobre el Canal de Panamá con el propósito de honrar sitios sagrados de sus comunidades, luego de recorrer durante meses el continente para hacer oír sus reivindicaciones.

Los indígenas realizaron diversos ritos acorde con sus costumbres, como la unión del águila y el cóndor, y la ceremonia sagrada de purificación en torno al fuego donde colocarán los bastones ceremoniales de cada uno de los pueblos indígenas americanos.

Este acto dio comienzo a las jornadas de Paz y Dignidad que se celebrarán en el país centroamericano hasta el lunes.

La comitiva indígena está compuesta por 115 personas en representación de 480 pueblos indígenas del continente.

Cada bastón de mando lleva plumas, adornos florales, conchas, pieles y piedras como el cuarzo, "que simbolizan los rezos y las plegarias de los pueblos a los que representan", indicaron los organizadores.

Cuarenta corredores, 20 que salieron desde Alaska el 1 de mayo y otros 20 que salieron de Tierra de Fuego (en Argentina) el 5 de abril, se encontraron este viernes sobre el Puente de las Américas, encima del Canal de Panamá, símbolo de la unión del continente y los océanos.

Margarito Sánchez, de la comunidad mazahua (poseedores de venados), cuenta a la AFP que ésta es la quinta edición de la carrera Paz y Dignidad.

Desde 1990 "diversos grupos indígenas de Estados Unidos, México y Centroamérica empezamos a unir las fuerzas para buscar la forma de cómo decirle al mundo que los pueblos indígenas estábamos vivos y que teníamos derechos y queríamos ser sujetos de esos mismos derechos", dijo Sánchez.

"No venimos a buscar culpables ni a hacer ningún tipo de atropello o quejas. Sólo venimos a honrar a nuestra madre tierra y a reafirmar una profecía", dice Alejandro Maciel, de la nación Angaite-Maskoi de Paraguay.

La profecía del águila y del cóndor "dice que todos los pueblos indígenas después de los 500 años de colonialismo nuevamente nos vamos a unir en paz y buscando la dignidad para todos los pueblos, fortaleciendo la unión entre la madre tierra y el ser humano", explica Lucindo Gómez, de la etnia panameña kuna y uno de los organizadores de la carrera.

Gómez dice que en la carrera participan cherokees y navajos (de Estados Unidos), aimaras (Bolivia), cayambes (Ecuador), kunas (Panamá) y mazahuas (México), entre otros.

"Estoy aquí porque mi corazón me dijo que tenía que estar y porque esta es una misión que me encomendó el Creador y la madre tierra", declara a la AFP Zoila Ávila, de la etnia pipil de El Salvador

Para Ávila la unión del continente se da en Panamá "porque la madre tierra fue cortada y partida en este punto y nosotros como amamos la tierra tenemos la obligación de unirla y unificar así nuestro continente desde el corazón de la América".

Ávila tiene la esperanza de que el águila y el cóndor vuelvan a volar juntos "y con sus lágrimas hacer la unión de nuestra América".