¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

06/08/2009

Consideran inocentes a 40 indígenas mexicanos después de 11 años

Ciudad de México, DF., (Prensa Latina).- Alrededor de 40 indígenas que llevaban 11 años presos por la matanza en Acteal, Chiapas, fueron reconocidos inocentes por la Corte Suprema de Justicia de México, reportó hoy la prensa.

Luego de revisar los expedientes de 57 de los acusados, el máximo tribunal concluyó que la Procuraduría General de la República (PGR) fabricó pruebas, testigos y cometió un cúmulo de irregularidades en el caso, destacó El Universal en su versión digital.

Según el periódico, en la votación programada para el próximo miércoles 12 la mayoría de ministros de la Primera Sala votará por amparar a los indígenas, sentenciados por jueces y magistrados federales, para que queden en libertad de inmediato.

Desde la perspectiva de los magistrados, las anomalías encontradas son una muestra de los defectos que presenta el sistema de justicia, que sólo se decidió a revisar el caso por su trascendencia social, destacó el diario.

Los indígenas presos cumplen sentencias de entre 20 y 40 años, luego de que se les responsabilizara por la masacre ocurrida el 22 de diciembre de 1997.

Sin embargo, la historia oficializada señala que 45 tzotziles fueron asesinados mientras rezaban en una iglesia de Acteal, en el estado mexicano de Chiapas, por grupos paramilitares opuestos al Ejército Zapatistas de Liberación Nacional (EZLN).

De las víctimas, 16 eran niños, niñas y adolescentes; 20 mujeres y nueve hombres adultos.

Según testigos las mujeres, hombres, niños y pertenecientes al grupo comunitario de "Las Abejas", fueron todos masacrados sin la menor misericordia por unos 90 paramilitares, presuntamente miembros del grupo Máscara Roja.

La operación se extendió durante siete horas y se desarrolló a sólo 200 metros de un retén de la policía. Unas 100 personas, en su mayoría indígenas, fueron detenidas y luego recluidas en una cárcel de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado.