¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

11/04/2010

La discriminación, el mayor obstáculo para los indígenas

Monterrey, NL., (Milenio).- Isabel salió a pasear en su segundo fin de semana de descanso en la ciudad de Monterrey. Había quedado con unas conocidas, empleadas domésticas de las casas cercanas a las que ella laboraba.

Luego de una tarde de entretenimiento perdió de vista a sus compañeras y tuvo que tomar un taxi hacia la residencia donde ella trabajaba, en San Pedro Garza García.

Su escaso conocimiento de la ciudad y del español dificultaron sus explicaciones al chofer que la llevaba, quien después de una hora de camino decidió dejarla en las instalaciones de una televisora local para que buscara a sus patrones, no sin antes cobrarle 500 pesos por el traslado.

Ésta es sólo una de las cientos de historias de discriminación y malos tratos que viven miles de indígenas migrantes en la zona metropolitana de Monterrey.

José Cerda Zepeda, subdelegado de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en Nuevo León (CDI), explica que uno de los problemas que enfrenta este grupo es el rechazo de la sociedad y a veces también del gobierno a sus prácticas culturales o a su identidad, provocando que muchas veces prefieran negarla para no ser identificados y discriminados.

“Hemos encontrado una gran resistencia de la población indígena en el estado para tratar de ser reconocida como tal y en ese sentido poder ser acreedor a los programas institucionales.

“Partimos de una historia de dominación, en la cual han tenido que padecer grandes dificultades para mantener su cultura en México, y en la ciudad se convierte en algo que definitivamente no es viable porque les implica ser discriminados”, explica el funcionario federal.

La dificultad principal cuando llegan los indígenas a Nuevo León “es la falta de oportunidades, partimos del hecho de que salen de sus comunidades de origen en busca de una mejor vida; sin embargo encuentran en este arribo una gran dificultad para insertarse en lo laboral”, menciona.

En ese sentido, agrega, muchos no están capacitados para los trabajos de ciudad y tienen un dominio limitado del español, sin contar el problema de la vivienda.

“Allá cuando se casan, los familiares les otorgan un pedazo de tierra o bien la comunidad decide ubicarlos en un espacio para vivir y trabajar; acá llegan con su mochila y lo que traen, tienen que buscar un lugar”, explica.

La CDI se ocupa en buscarles un programa de vivienda regular para que no pasen décadas de su vida rentando o de invasores y que cuenten con un patrimonio que legar a sus hijos.

“Hemos encontrado a un aliado en el Instituto de la Vivienda de Nuevo León que bajo un esquema respetuoso de los derechos de los pueblos indígenas nos ha ayudado a ubicar a estas familias donde pueden construir un patrimonio y volver a congregarse en comunidad”, explica.

Destaca que el hecho de que lleguen a vivir a zonas deprimidas o marginadas, además de la ignorancia de la dinámica de la ciudad puede llegar a tener consecuencias nefastas e involucrar a los recién llegados en problemas de drogadicción; aunque afirma, son pocos los que recurren a estas prácticas debido a que no va con sus costumbres ni su formación.

Destaca además que son poquísimas las personas de las comunidades indígenas involucradas en actos delictivos.

“Puedo asegurar que la población indígena viene a trabajar, son muy contados los casos donde personas indígenas estén en la cárcel, no es una situación grave. Identificados en los censos oficiales y una visita a todos los penales son tenemos más de 40 internos en todos los Centros de Rehabilitación de Nuevo León”, explica.

Señala que cuando llegan a la ciudad, los indígenas vienen a trabajar y no piensan en hacerse ricos de la noche a la mañana, pues tienen una cultura de trabajo dentro de sus comunidades y dentro de sus familias que los hace menos propensos a determinadas conductas delictivas.

“Más que robar, más que causar daños al patrimonio de las personas para las cuales trabajan o conviven, ellos son y siguen siendo víctimas de la policía, los comerciantes, los taxistas”, dice.

Grupos campesinos e indígenas demandan nuevo modelo económico, político y social

Ciudad de México, DF., (La Jornada).- Con un llamado a recuperar México, organizaciones campesinas e indígenas del país se pronunciaron por un nuevo modelo económico, político y social que permita superar el rezago agrario y restablezca en la Constitución la propiedad social y el derecho a la tierra para quienes la trabajan.

En el 91 aniversario del asesinato de Emiliano Zapata, las agrupaciones que conforman el Consejo Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros concluyeron la tarde de ayer en el Zócalo del Distrito Federal la Marcha Caravana Chiapas-México por la Dignidad y Respeto de los Pueblos, que partió de Tuxtla Gutiérrez el primero de abril.

Antes de llegar a la Plaza de la Constitución, se concentraron en el punto donde el 4 de diciembre de 1914 el Caudillo del Sur y Francisco Villa firmaron el Pacto de Xochimilco, en el que plantearon que la División del Norte y el Ejército Libertador del Sur unirían fuerzas contra Venustiano Carranza. Ahí, los labriegos se pronunciaron en contra del modelo neoliberal que por tres décadas ha ampliado la desigualdad en México.

Posteriormente avanzaron hasta las inmediaciones del Centro Histórico (a la altura del Metro Chabacano) desde donde marcharon hacia el Zócalo. En su recorrido se pronunciaron por la liberación de los "presos políticos" en el país, como los 12 detenidos por los hechos en San Salvador Atenco, y por Francisco Jiménez Pablo, del Movimiento Campesino Regional Independiente (Mocri) de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, detenido el miércoles pasado tras una reunión con funcionarios de la Secretaría de Gobernación.

José Jacobo Femat, dirigente de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, leyó un manifiesto en el que las agrupaciones demandan "una agenda de asuntos prioritarios a resolver, entre otros, la soberanía y seguridad alimentaria de los mexicanos, que hoy dependen en 40 por ciento de la importación de productos del extranjero, cuando en México poseemos tierras, climas, agua y mano de obra suficientes para producir lo que necesitamos y exportar excedentes".Consideraron que de alcanzar esa demanda se resolverá la creación de empleos e ingresos económicos para el sector rural, incluidos los más de 5 millones de jóvenes que hasta el momento han emigrado hacia Estados Unidos en busca de mejores condiciones que el país no les ofrece.

“Urge un nuevo modelo económico, político y social para el país, con políticos honestos y comprometidos con el pueblo. Urge resolver el rezago social agrario y restablecer en la Constitución la propiedad social y el derecho a la tierra para quienes la trabajan.

"Urge atender las demandas sociales y económicas del pueblo, sin criminalizar la protesta. Urge liberar a todas y todos los presos por conflictos sociales y políticos en el país. Urge acabar con los asesinatos de líderes sociales, periodistas y pueblo en general."

Frentes sindicales y sociales como la Unión Nacional de Trabajadores, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y el Frente Popular Francisco Villa Siglo XXI asistieron al mitin.

Por el SME, Fernando Lima aseveró que "en el México de hoy, como en el de hace 100 años, las demandas son las mismas. Las prácticas del porfiriato son reproducidas por el calderonismo: intenta dominar al pueblo con los militares y los medios de comunicación. Si no hacemos algo, penosamente vamos a llegar a lo mismo que hace una centuria".

Durante 10 días, la caravana campesina recorrió Chiapas, Veracruz, Puebla, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo, México y Distrito Federal.

Adherentes a la otra campaña

Previo al mitin, integrantes de la otra campaña se instalaron en el Zócalo para también conmemorar la muerte de Zapata y denunciar los actos de "agresión y hostigamiento" ejercidos por los gobiernos federal y local contra comunidades zapatistas en Chiapas. Cuando intentaron instalarse fueron agredidos por policías capitalinos, quienes golpearon a Pedro Suárez, del Colectivo de Abogados Zapatistas. Les fueron decomisados carpas y equipo de sonido.

La Revolución aúnn o hace justicia a las etnias: Ebrard

Ciudad de México, DF., (La Crónica de Hoy).- Con motivo de la ceremonia luctuosa número 91 del general Emiliano Zapata, el jefe de Gobierno Marcelo Ebrard dijo que es momento de combatir el abandono que tienen las comunidades indígenas y marginadas del país.

En su discurso, explicó que México tiene más de 60 etnias, las cuales continúan bajo una situación similar o hasta de retroceso en comparación con la época de la Revolución Mexicana.

“No podemos seguir pensando en un país en donde hay millones que no tienen nada, pero nada de nada. Se publican estadísticas, pues sí, pero veámoslas en la dimensión humana. 12 millones. Es una danza de cifras, 12 millones, 18 millones o 40 millones sin acceso a salud. Imagínense”.

Cabe recordar que a mediados de la semana pasada el secretario de Salud del Gobierno federal, José Ángel Córdova Villalobos, reconoció que actualmente hay cerca de 16 millones de personas que no cuentan con ningún tipo de seguridad social.

En ese sentido, el mandatario capitalino sostuvo que las etnias, además de no tener acceso a salud, no tienen acceso en su mayoría a educación, son objeto de todo tipo de abusos y se ha avanzado poco, “incluso se ha retrocedido, diría yo, en muchas zonas de la república”.

Por ello propuso que el siguiente paso es poner la visión general hacia el futuro.

“Estamos en el año 2010, 100 años después de la Revolución Mexicana, y tenemos que ver por lo que sigue en los próximos años respecto a nuestras hijas, nuestros hijos, nuestro país, nuestra comunidad, nuestra ciudad, en general todo el país”.

Como parte de su discurso conmemorativo a la lucha revolucionaria del año 1910, Ebrard Casaubon no desaprovechó para ampliar sus críticas al abandono que tiene el campo.

—Migración todos los años hacia Estados Unidos de casi medio millón de mexicanos. ¿Por qué? —se preguntó.

Acto seguido, él mismo se contestó: “porque están abandonadas las comunidades indígenas y está abandonado el campo en buena medida también”.

En la ceremonia siguió haciendo énfasis en la pobreza rural de México, la cual consideró que debe ser motivo de indignación general, para posteriormente asumir un compromiso para que eso no siga sucediendo.

Para el jefe de Gobierno esto puede cambiar, ya que nada es inevitable. “Si Zapata hubiese pensado que era inevitable como estaba México en el año 1910, pues nunca habría hecho nada, no habría habido Revolución”.

Es necesario precisar que a menos de dos años de que inicie el proceso electoral del 2012 Ebrard se ha enfocado en la promoción de sus programas sociales y aborda temas de interés nacional.