¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

10/03/2011

Vivió Copainalá su carnaval con el Weya-Weyá




El personaje mítico zoque salió a las calles para pregonar la llegada de la cuaresma


Fotogalería en Facebook


Por Diego López, corresponsal

Copainalá, Chiapas.- El pueblo zoque de Copainalá se llenó de color, tradición y cultura al celebrar el Carnaval Autóctono Zoque con la llegada de El Weya-Weyá, este mítico personaje de las montañas conocido por muchos como “El Dios de los Vientos”.

Como cada domingo previo al inicio de la cuaresma y al miércoles de ceniza, este legendario personaje salió a las calles y llegó a cada barrio del pueblo para anunciar la persecución de Jesús y posteriormente, su crucifixión, haciendo sonar su matraca, un instrumento utilizado en la musicalización de cantos y alabanzas de los días santos.

En entrevista, el cronista de Copainalá, Crisantos Santos García dijo que la concepción que los indígenas tenían de este personaje era que el Weya-Weyá era el hombre fuerte de las montañas que al toparse con las personas los tomaba de la mano transmitiéndole sus poderes y fortaleza, lo que hizo que “por los años cincuenta o sesenta esta tradición fuera visto como algo místico y religioso que ellos, los zoques, guardaban con celo”.

Luis Hernández y Cirilo Meza, albaceas, mayordomos y músicos tradicionalistas de Copainalá, y quienes además son los organizadores de esta importante festividad autóctona, cuentan que la danza se basa en una leyenda muy conocida entre las y los copainaltecos; y que a pesar del paso de los años está arraigada entre la población que la sigue transmitiendo a las nuevas generaciones.

Al respecto, Don Cirilo Meza compartió su experiencia de participación en esta fiesta al expresar “con la danza de El Weya-Weyá la gente sabía que iniciaba el carnaval y llegaba la cuaresma, cuando era joven me dio curiosidad y al acercarme a los organizadores, que eran los más grandes, aprendí poco a poco todo el ritual necesario para realizar esta danza y así fue como adquirí el conocimiento que ahora trato de llevar a otras personas”.

Así pues, el pasado domingo esta leyenda que dice que el Weya-Weyá era una persona con poderes sobrenaturales, y que después de estar muchos años en la montaña, tuvo un sueño en donde le decían que tenía que pregonar que Jesucristo sería maltratado y crucificado por el pueblo judío, cobró vida y fue recreada durante todo el día y a las calles este ser mitológico salió acompañado de su mujer, la "vieja lépera"; sus dos pequeñas hijas "las palomitas", y los novios de éstas "los solteros", bailando al ritmo de la flauta de carrizo y el tambor, ante la mirada de niños, jóvenes y adultos.

Durante los sones en los que se desarrolla la danza, el Weya-Weyá dialoga tanto con su esposa, quien lo interroga sobre qué hizo durante todo el tiempo que estuvo desaparecido, como con los enamorados de sus hijas, a quienes los pone a prueba para ver si son dignos de merecer a sus retoños, a quienes finalmente ofrece en casamiento.

Además de esta tradicional ancestral y autóctona, Copainalá vivió su carnaval con la participación en desfiles llenos de colorido y folclor de estudiantes de diferentes niveles educativos, instituciones y comercios que dieron mayor realce a esta celebración que se vive una vez al año.

Se fortalece la herencia histórica del Carnaval de la Mixteca

Fotogalería en Facebook

Por René López, corresponsal

Santo Tomás Ocotepec, Oax.- A cien años de practicarse la histórica herencia del carnaval, en este año aumento su número de 2017 participantes, en el poblado mixteco de Santo Tomas Ocotepec, tradición que se vistió de charros mexicanos, coloridos trajes y cascabeles que resonaron en caminata de mas de dos horas provenientes desde las 12 localidades que pertenecen a este municipio. 
 
En esta comunidad indígena, la fiesta del carnaval finalizó el martes 8 de marzo con una concentración de 2017 participantes, camino que quedó trazado desde el año de 1810, época de la revolución mexicana, cuando llegaron los primeros violinistas refugiados de donde aprendió don Bonifacio García, cuando estos mueren, ya que eran de avanzada edad, este Mixteco continua con la música y practicando el juego de los chilolos.
Chilolo único, con máscara de zompancle, traje colorido, sombrero de pasle o heno, y bellotas del campo en forma de cascabeles en el teatro del pueblo bajo un frondoso fresno, se divertía bailando al lado de unos cuantos, pero al paso de los años este se multiplicaba.

Los pobladores de Ocotepec se aglutinaron en el año 1920 y fue la población de Genaro V. Vásquez quienes continuaron este juego del carnaval para divertirse en la forma como se estaba heredando.
Surgieron otros músicos, entre ellos los señores, Casimiro García y Cenobio Santiago, violinista y guitarrista, quienes tocaban la música alegre en la fiesta del carnaval.  

Se crea otra organización de música de cuerdas de nombre “Yucunino” en el año de 1925 en la comunidad de Emilio Portes Gil, al mando del señor Abundio García Reyes, quien siguió amenizando los encuentros.. 

Así desde el año de 1920 el tradicional e histórico carnaval de Santo Tomas Ocotepec, se ha venido practicando en cada una de las 12 localidades que pertenecen a este municipio; fiesta que desde el mes de enero, portando sus trajes de charro y cascabeles salen a divertirse, pero que aumenta al acercarse la fiesta de carnaval, ya que durante tres días, sábado, domingo  y lunes bailan en sus comunidades para finalmente concentrarse en el martes de carnaval en la población de Santo Tomas Ocotepec. 

Serafín Fidel Silva Feria, presidente de Santo Tomas Ocotepec, llamó a conservar este acervo que une a las comunidades desde hace mas de cien años, tradición que une, da identidad e involucra la participación, herencia que han dejado los antiguos pobladores.

Felicitó a los capitanes y  a sus tres vocales ante el desempeño de sus funciones en las diversas poblaciones, ya que ellos son los encargados de coordinar la uniformidad de sus vestuarios, así como de la alimentación durante sus cuatro días de participación. 

A la llegada de los contingentes, las autoridades municipales contaron su número de participantes y reconocieron a su número de participantes ubicándolos por su mayor número, entre ellos, la comunidad, Benito Juárez llevó 240 integrantes, 235 Plan Alemán, 222 ,19 de abril, Emilio Portes Gil con 212, Miguel Hidalgo con 182, francisco Villa 172, Genaro V. Vásquez con 155, Nunuma con 145, José María Morelos con 152, Lázaro cárdenas 133, Emiliano Zapata con 102, y Francisco I. Madero con 67 integrantes.  

También reconocieron su puntualidad con mención publica, quedando de la siguiente manera, “Emiliano Zapata”, Arribó a las 3:30 minutos, “Lázaro Cárdenas” 3:35, Francisco I. Madero a las 3:45 y Plan Alemán 3:46 y así sucesivamente hasta las 5 de la tarde. 

Jesús Riveros Silva, a más de 50 años ausente en su pueblo luego de irse a los Estados Unidos, regresa y se encuentra con esta tradición que no muere si no al contrario se ha fortalecido con la participación de todos y el empuje de las autoridades municipales. 

Olimpia Cruz Reyes, originaria de la comunidad de Emilio Portes Gil, en entrevista dio a conocer que la  historia de los chilolos o fiesta del carnaval es una alegría para sus habitantes ya que es una concentración de muchos llegados de los Estados Unidos o de otras partes para esta fiesta del hombre enmascarado.

Las autoridades municipales agradecieron públicamente la participación de todos los contingentes, premiando su participación con 2 mil 500 pesos que entregó a los representantes de cada localidad, y como dato anteriormente antes los premiaban con alguna instrumento de cuerda ya sea un violín o guitarra.