¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

03/12/2009

Abandonada la Escuela Secundaria de San Juan Mixtepec

Por René López, corresponsal

Tlaxiaco, Oax.-
En abandono, con cuarteaduras, grafitis y salones sin utilizar ante el peligro que representan para los estudiantes; la escuela secundaria técnica numero 81 de san Juan Mixtepec, continua gestionando su rehabilitación o construcción total a más de 34 años de su fundación.

algunos salones ya han sido abandonados ante el temor de que al cualquier momento con temblor se caigan, por lo que los estudiantes toman clases a las afueras a fin de prevenir accidentes, ya que como son aulas construidas a más de 34 años, muchas ya muestran cuarteaduras y los techos se filtran en las temporadas de lluvias.

En nuestro recorrido por las instalaciones de esta institución no percatamos que son instalaciones abandonadas, la mayor parte de sus salones están deteriorados, ya muestran cuarteaduras y algunos estudiantes toman sus clases en una galera donde antes guardaba zacate.

A este respecto, el subdirector, Antonio Hernández Reyes, dio a conocer que ya han hecho varias gestiones para que esta institución sea reconstruida en su totalidad, pero hasta el momento, son puras vueltas, y la traba es que no cuenta con los 40 alumnos por grado como lo piden las instancias correspondientes.

Crítica y lamentable están las instalaciones de la escuela secundaria técnica número 81 de san Juan Mixtepec, con alumbrado deficiente, sin laboratorios, falta aula audiovisual, sin sala de cómputo, salones cuarteados, baños que no sirven, falta de papelería y robos constantes ante la falta de portones.

Han ido solucionando algunos carencias por cooperaciones de los padres de familia, con la construcción de un salón para la dirección, así también realizaron la compostura y resane de algunas aulas, pero es solo es un una milésima parte de la necesidad de infraestructura.

Maestros y padres de familia han sostenido algunas reuniones para tomar acciones en beneficio de estas instalaciones, uno de ellas es solicitar al ayuntamiento de san Juan Mixtepec, que les apoye y seguir gestionado ante las instancias correspondientes.

Fidel Ortiz Gabriel, presidente del comité de padres de familia, dio a conocer que buscaran mejorar el plantel educativo, ante esta situación lamentable, por lo que pretenden seguir tocando puertas para generar a los más de 100 estudiantes espacios adecuados para sus estudios.

Lamentó que la técnica 81, ante este abandono también ya olvidó sus actividades del campo, donde los alumnos aprendían a cultivar el campo, hacían hortalizas, sembraban maíz, producción de embutidos y conservas, pero ahora, 20 hectáreas de terrenos también están en el abandono.

Filemón Genaro López Ruiz, director de la escuela, da a conocer que ha hecho las gestiones correspondientes pero que no han tenido respuestas, debido a que no reúnen el número de estudiantes, pero este es un requisito contradictorio y barrera que no permite el desarrollo, porque en este poblado de alta migración los jóvenes se van ante la falta de alternativas y ese seguirá siendo un problema.

Cuestionó donde quedan los millones que se destinan anualmente desde el congreso de la unión y que nunca llegan a los pueblos indígenas?, caso concreto, San Juan Mixtepec, pueblo que no logra sus avances a las trabas que ponen las instancias gubernamentales.

Respetar derechos a la educación de los niños indígenas: CODHEM

Toluca, Méx., (El Diario).- La falta de oportunidades y la discriminación, son algunos de los más graves problemas que enfrentan los grupos indígenas en nuestra entidad, particularmente los niños, que desafortunadamente con frecuencia se ven excluidos del sistema educativo.

Así lo indicó Juliana Arias Calderón, consejera ciudadana de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, quien agregó que programas como el de becas, deberían ser reorientados para evitar que el acceso se maneje de manera discrecional, ya que esta práctica que se da en algunas escuelas y sociedades de padres de familia, deja sin oportunidad a niños indígenas para acceder a estudios o continuar con ellos, debido a que muchos menores pertenecientes a las etnias mexiquenses, son discriminados.

Explicó que dichos programas relacionados con las becas requieren ser revisados a fin de que se canalicen correctamente y no dejen fuera del derecho a la educación a los menores de grupos indígenas, cuyas familias en la gran mayoría de los casos son de bajos recursos y solamente a partir de una beca puede brindárseles la posibilidad de mejorar su calidad de vida.

Aunado a lo anterior, dijo que los integrantes de los grupos indígenas, al tratar de integrarse a la planta laboral, se enfrentan a pocas oportunidades de trabajo, lo que sin duda afecta directamente a los niños que tienen que abandonar sus estudios, viéndose obligados a emigrar o a aceptar un trabajo que no es bien remunerado para contribuir al sustento del hogar.

Por lo anterior, señaló, el gobierno debe crear fuentes de empleo, generar políticas que incluyan a este sector de la población en el ámbito productivo y económico, ya que miles de familias se ven arrastradas hacia la migración debido a esta situación.

Apuntó que las niñas indígenas son las que sufren más porque muchas veces se hacen cargo de un hogar teniendo 10 y 12 años porque la madre tiene que sumarse a las tareas del área de jornal y se tienen que ir a trabajar aunque sea de sirvientas, y las hijas se quedan a cargo de los hermanitos.

Otro de los grandes riesgos que existen al coartar la educación de los niños indígenas, dijo, es el de la pérdida de cultura, ya que muchos menores salen de sus comunidades de origen y se van al Distrito Federal en busca de mejores oportunidades y al volver, traen consigo patrones de conducta que refieren a otras costumbres, incluso actitudes libertinas, las cuales al reintegrarse a su lugar de origen son contagiadas a otros menores, que poco a poco se van alejando de sus tradiciones.

Ante ello, recalcó que se debe seguir fomentando la cultura indígena, debido a que no es indigno portar huaraches o blusas de colores llamativos porque “es nuestra naturaleza; debemos sentirnos orgullosos de nuestra raíz que viene desde la vestimenta, ninguna persona debería avergonzarse porque somos la esencia de la sociedad”, concluyó.