¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

06/08/2008

Indígenas triquis exigen aclarar el crimen de locutoras

Juchitán, Oax., (El Universal).- A casi cuatro meses de que fueron asesinadas las locutoras comunitarias triquis de la radio La voz que rompe el silencio, Felícitas Martínez Sánchez y Teresa Bautista Merino, “aún estamos en espera de justicia”, dijo el vocero del ayuntamiento autónomo de San Juan Copala, Albino Ortiz.

Felícitas, de 22 años, y Teresa, de 24 años, murieron acribilladas a balazos durante una emboscada el 7 de abril pasado, en las inmediaciones de la localidad trique de Llano Juárez, municipio de Santiago Juxtlahuaca, 250 kilómetros al noroeste de la ciudad de Oaxaca.

“Después de que las mataron, funcionarios del gobierno de Oaxaca mandaron a llamar allá, a la capital, a sus familiares. Les ofrecieron dinero y ayuda, pero ni eso les han cumplido. ¡Menos la justicia!”, expresa Ortiz.

El abogado de la Red de Radios Comunitarias de México, David Peña, quien lleva la causa de las dos periodistas asesinadas, pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) profundizar las investigaciones para dar con los autores materiales e intelectuales.

Indígenas triquis, simpatizantes con el ayuntamiento autónomo de San Juan Copala, responsabilizaron a los hermanos Manuel y Carmelo Domínguez, y a Pablo Guzmán Ramírez, de ser autores materiales del crimen.

También señalaron como autores intelectuales a los dirigentes del Movimiento Unificador de Lucha Trique (MULT), Heriberto Pazos, y al del Partido Unidad Popular, Rufino Merino, quienes han rechazado las acusaciones.

“Nosotros no queremos presionar a la PGR en sus investigaciones, lo que queremos es que la realicen con profundidad para que se aplique la justicia”, dijo Peña.

Añadió que hay elementos en la investigación para que la PGR ordene la detención de los responsables materiales, además de que hay testigos que pueden reconocer a los agresores, aunque no proporcionó nombres.

El coordinador de la Red de Radios y Televisión Comunitaria del Sureste del país, Leonel Gómez, denunció que “persisten los hostigamientos” en contra de esos medios alternativos de comunicación.

Dijo que el 27 de julio fue baleada la casa del director de la radio comunitaria Zaachila, Melesio Melchor, y pidió que investiguen al alcalde de esa localidad, Noé Pérez.

Según el subsecretario del gobierno de Oaxaca, Joaquín Rodríguez, en esa región “prevalece la cultura de la violencia”, mientras que los pueblos triquis viven en condiciones de pobreza extrema.