¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

05/08/2009

Crimen y represión contra indígenas frenan la economía de Ayutla: alcalde

Chilpancingo, Gro., (La Jornada).- El alcalde del municipio de Ayutla de los Libres, el priísta Armando García Rendón, afirmó que debido al crimen organizado y la represión policiaco-militar contra comunidades mixtecas y tlapanecas, ningún empresario está interesado en invertir en la localidad.

Dijo que en varias ocasiones ha visitado Acapulco y la ciudad de México para invitar a empresarios a iniciar proyectos y generar empleos en Ayutla, en la región de la Costa Chica, pero ninguno desea hacerlo.

Agregó que las respuestas son tajantes: “Varios me dicen: ‘mire, alcalde, definitivamente a Ayutla no vamos’. Así no puede haber progreso en un municipio tan pobre como el nuestro”.

Sobre la visita de una delegación de Amnistía Internacional (AI) a la localidad, el pasado fin de semana, comentó que el objetivo es atender la situación de los indígenas. “Nosotros estamos dispuestos a contribuir no sólo en el caso Raúl Hernández, miembro de la Organización de los Pueblos Indígenas Me’phaá (OPIM) preso, sino también en el de los mixtecos Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, asesinados en febrero, casos que atrajo la PGR (Procuraduría General de la República)”.

García Rendón consideró que las afirmaciones de AI acerca de la represión contra los pueblos mixtecos y tlapanecos crean una imagen que empeora la marginación del municipio.

Serie especial: Pesadilla indígena

Los Ángeles, EU., (La Opinión).- Prisioneros de su ignorancia y sus costumbres: Más de 20 mil indígenas, cuya mayoría no habla ni español ni inglés, purgan condenas en cárceles de EEUU, y se pierden en un sistema que muchos desconocen y que no entienden.

Impotentes ante su realidad: Francisca Díaz jamás ha salido de su pueblo Alpoyeca, pero más de 15 años de cartas y dibujos le han mostrado la realidad en torno al sistema penitenciario de California.

Realidad que no saben cómo afrontar: Aunque hay un aumento vertiginoso de la migración indígena, y muchos van a parar a la cárcel, ni México ni EEUU saben cómo manejar la creciente situación.

Prisoners of ignorance and tradition: More than 20,000 indigenous Mexicans, most of whom do not speak Spanish or English, live out sentences in U.S. prisons and are lost in a system that many do not know or understand.

Pesadilla indígena - Parte 1: en video: Prisioneros de su ignorancia y costumbres, indígenas mexicanos sufren largas condenas en cárceles en EEUU.
Pesadilla indígena - Parte 1: :en fotos: las comunidades indígenas mexicanas, las causas de la inmigración.

Laberinto legal que consume a su raza: Con sólo 23 años, Neftalí se pudre en una cárcel de Nueva York, mientras su hermana Maura, quien cruzó la frontera para ayudarlo, tratar de sobrevivir entre borrachos, y traficantes de personas.

Enmudecen tras las rejas. El inglés es el idioma oficial y desconocen que lengua hablan los detenidos; urgen los traductores: Náhuatl, Purhépecha, Amuzgo. En el mundo carcelario de Estados Unidos el lenguaje no es parte de las estadísticas.

Frustración que desafía la vida: EEUU es un mosaico de experiencias nuevas, y muchas de ellas desagradables, que terminan truncando los anhelos de miles indígenas

Legal Labyrinth Consumes a Race: Besides the drunkards with whom she dances and drinks every night, Maura Prado acknowledges that there is no one else to talk to. Perhaps that is why not much prodding is needed to immediately hear her story, especially the part about her brother Neftalís arrest, the reason why she felt compelled to leave her indigenous town to come to the United States.

Pesadilla indígena. Parte 2: en video

Pesadilla indígena - Parte 2: :en fotos

Tercera parte:

Enfrentados a su cruel existencia: la tragedia le han seguido meses de preguntas. "¿Tú eres mi papá?, ¿dónde está mi papá?". Esther Espinosa hace su mejor esfuerzo al responder, pero por más que trata, su hijo Josué sólo tiene 2 años de edad y no entiende que pasará mucho tiempo antes de que su padre, Marcelino Martínez, salga de la prisión de Alabama y regrese a este pequeño pueblo del estado de Guerrero.

Víctimas inocentes. Los niños son el último eslabón de la cadena; aumentan las desapariciones y adopciones forzadas.

Problema que nadie atiende. Reportes estadísticos de la Secretaria de Relaciones Exteriores revelan que los procesos legales contra mexicanos en Estados Unidos aumentaron de 14,622 en 2005 a 19,782 para 2008. La cantidad más alta en cinco años.

Faced with their cruel existence. The tragedy has been followed by months of questions. "Are you my dad? Where is my dad?" Esther Espinoza does her best to respond but her two-year old son Josué does not understand that it will be a long time before his father, Marcelino Martinez, is released from a prison in Alabama to come back to this small town in the state of Guerrero.