¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

01/09/2008

Marchan mil por vía trunca

Ixmiquilpan, Hgo., (Reforma).- Al menos mil indígenas de 10 comunidades del norte de Ixmiquilpan marcharon para exigir el reinicio de la construcción de la carretera Orizabita-Boxhuada-La Pechuga, que termina frente a una montaña.

Desde las primeras horas de ayer domingo, los contingentes de cada comunidad afectada por la falta de caminos salieron para sumarse a la movilización. Los manifestantes eran procedentes de diversas comunidades como Banxú, La Pechuga, La Lagunita, La Palma, El Álamo, Taxhay y La Unión, estos últimos pertenecientes al municipio de serrano de Nicolás Flores.

Hombres, mujeres y niños caminaron por más de 9 kilómetros, seguidos por decenas de automóviles, hasta llegar a la vía trunca.En esta zona existe desesperación entres los habitantes por la falta del camino.

Las mujeres explicaron en hñahñú que los niños, los ancianos y los enfermos padecen por falta del camino pavimentado que les permita salir de sus comunidades para seguir su educación básica y para atención médica.

"En tiempos de lluvia, nuestros niños tienen que pasarse de carro en carro hasta poder acercarse a Orizabita, donde está la secundaria, y cuando las camionetas se quedan atoradas, entonces nuestros niños caminan y ya llegan a sus escuelas con los pies llenos de lodo y mojados hasta las rodillas", dijo Tomasa Pérez Chávez, una madre de familia de la comunidad de la Pechuga.

Abunda que los comités y los delegados han presionado a las autoridades, pero hasta ahora no han recibido respuestas favorables a sus demandas. Estas comunidades, enclavadas en las montañas del alto Valle del Mezquital, que colinda con la Sierra Gorda del estado, también demandaron un alto a la inseguridad, a la impunidad y a la corrupción.

Algunos indígenas llegaron a la marcha de poblaciones ubicadas a 9 kilómetros del punto donde fueron citados a las 6:00 horas y posteriormente la manifestación culminó a las 12:00 horas.

El 18 de agosto, Reforma publicó que la vía trunca, que fue construida por el Gobierno estatal con recursos federales, topa con una montaña por errores en el trazo, en tanto que los pobladores tienen que caminar por brechas y veredas para llegar a la comunidad La Pechuga, destino final de esa vía de comunicación.

Los delegados de las 10 localidades afirman que ya no pueden con la presión de su gente, y es por ello que salieron a esta marcha.

Además de la carretera, las amas de casa reclaman el cumplimiento de los programas estatales y nacionales; acusaron que no tienen despensas del programa estatal alimentario.

"No tenemos despensas, no tenemos útiles gratuitos, nos marginan de los apoyos porque somos gente del cerro, pues no nos cumplen, nosotros somos otomí, somos hñahñú", señaló.

Deslindan a Gálvez

Indígenas de las comunidades afectadas por las obras inconclusas de la carretera que lleva a la comunidad de la Pechuga, en el alto Valle del Mezquital, salieron en defensa de Xóchitl Gálvez, ex comisionada para la Atención de los Pueblos Indígenas del Gobierno de la República. Afirman que la ex funcionaria del gobierno foxista cumplió con su tarea hasta el último momento.

"La señora Xóchitl terminó su tramo donde le pertenecía, ahora sí que ese camino que quedó pendiente ya no le tocaba a ella; según esto, hace dos años se terminó la obra pero no sirve la carretera, nomás nos dan una migaja, pero ya no nos vamos a dejar; o nos hacen caso o nos vamos a levantar para que nos hagan caso", reclama airada una indígena otomí de la comunidad de Palmitas.

"Esto no es cosa de política, esto es por una necesidad de las comunidades; si la autoridad no nos deja alternativas, pues nos levantaremos", afirmó el presidente del comité de obra, Raymundo León.

Grupos ambientalistas de siete estados exigen a la Semarnat reformar leyes

México, DF., (La Jornada).- Por vez primera se reunieron movimientos ciudadanos ambientalistas de decenas de localidades, provenientes de al menos siete estados del país, con el propósito de demandar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) una reforma profunda a leyes, reglamentos y normas nacionales para el manejo ambiental, ante el deterioro de los recursos naturales, la imposición de proyectos y daños a la salud en diversas comunidades.

En la Universidad Nacional Autónoma de México se realizó la primera Asamblea de Afectados Ambientales, a la cual asistieron representantes de movimientos, como los que han surgido en protesta por los daños a la salud y el ambiente que provoca la contaminación en El Salto, Jalisco; la construcción de un relleno sanitario en Loma de Mejía, Cuernavaca, situado en una región donde hay ríos, y en contra de la edificación de unidades habitacionales en zonas donde hay escasez de agua.

Las agrupaciones están dispersas, lo cual provoca que la visibilidad de los conflictos –que cada vez son más– sea difícil a pesar de que son tan importantes, ya que expresan una situación que a veces es de colapso ambiental, indicaron. En esta asamblea se conocieron las problemáticas y a partir de ahora los ciudadanos buscarán defenderse de manera colectiva.

Los grupos han surgido por conflictos sobre agua, basura, vivienda, urbanización “salvaje”, construcción de carreteras, destrucción de bosques, políticas agrarias, avance de la agricultura transgénica, desarrollos hoteleros, despojo de playas y daños a la salud.

Entre los aspectos en común, señalaron, destaca que no son atendidas por las autoridades locales ni estatales, la “tortura” con los trámites burocráticos, la burla, el despojo de recursos, territorios y derechos. Si protestan, las atienden a garrotazos tanto policías municipales como estatales y federales, y hay casos de torturas, secuestros e inclusive asesinatos. Al menos 70 por ciento de conflictos están vinculados con el manejo del agua.

Destacan los casos de la cuenca Lerma-Chapala. El río Lerma, desde su nacimiento, en las ciénagas ubicadas cerca de Toluca, tiene altos niveles de contaminación con metales pesados. Luego pasa por Salamanca, Guanajuato, “donde llega a incendiarse”, y en Jalisco causa problemas de salud, como cáncer y nacimientos con malformaciones. Allí el promedio de males es nueve veces más alto que el de la media nacional, indicaron los afectados.

Algo similar ocurre en Alpuyeca, Morelos, comunidad que, con una población de sólo 12 mil habitantes, tiene 30 niños con malformaciones genéticas y 80 enfermos de cáncer, reportaron. Otro caso con problemas similares de salud es el de campesinos del sur del estado de México, en la región de Invernaderos, donde también hay casos de malformaciones por el uso de plaguicidas.

En Jilotzingo, estado de México, hay un basurero que capta residuos hospitalarios probablemente de manera clandestina, explicaron. Los lixiviados, de acuerdo con estudios que han obtenido los habitantes, causan enfermedades como cólera, brucelosis, meningitis, encefalitis, ántrax, tubercolisis activa, tifo, lepra, fiebre paratifoidea y rabia. Esos residuos líquidos llegan a la presa Marín, la cual abastece de agua a un millón de personas de Naucalpan, Atizapán y Tlalnepantla. El abogado Fernando Mayén, quien llevaba ese caso, fue asesinado en marzo pasado.

Las organizaciones ciudadanas manifestaron que reclaman su derecho a intervenir en la decisión de obras que las impacten, como carreteras, y en los diferentes órdenes territorial y ambiental; en resumen, dijeron, buscan ser tomadas en cuenta.

“Nunca –aseguraron– la exclusión había sido tan grande”, y ahora observan cómo todo está quedando en manos de empresas que privatizan servicios urbanos, transporte, comunicaciones, vivienda, energía y otros aspectos, lo que ha tenido como consecuencias despojo y expropiación territorial.

Estos movimientos, aunque se intensificaron con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, se exacerbaron con la llegada de Vicente Fox a la presidencia y tras el fracaso en hacer de México un país esencialmente maquilador. La única “ventaja competitiva” que le quedó fue contar con una normatividad laxa en materia ambiental. Ello, combinado con las dinámicas de urbanización y “construcción salvaje”, como dispositivos de salida de la economía nacional, provoca una “saturación territorial” en todos los sitios donde se presentan los procesos de destrucción ambiental, advirtieron los afectados.

Premiarán proyectos sustentables en Edomex

Por Bankilal Tesh, corresponsal

Toluca, Méx.- Este fin de semana quedó conformado el Jurado Calificador del Concurso Estatal de Proyectos de Desarrollo Sustentable 2008, que busca promover actividades relacionadas con la producción, difusión, el fortalecimiento de la cultura indígena del Estado de México.

Igualmente promueve el mejoramiento de la infraestructura básica comunitaria y protección al medio ambiente, otorgando premios económicos que se destinan directamente en el desarrollo y consolidación de los proyectos ganadores.

Rafael Díaz Bermúdez, vocal ejecutivo del Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México (CEDIPIEM), recordó que en los dos años anteriores los premios se han aplicado al fortalecimiento de la cultura mazahua a partir de la construcción del Centro Ecocultural Mazahua, en el municipio de Atlacomulco, y la capacitación de mujeres jóvenes de las comunidades marginadas del municipio de San José del Rincón.

También resaultó ganador un proyecto relacionado al medio ambiente a partir del aprovechamiento de residuos sólidos en el municipio de El Oro, y la Producción de Nopal-Verdura y otros vegetales en los municipios de Ixtlahuaca y San Felipe del Progreso.