¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

15 may. 2009

Desde Los Altos

Por Fredy López Arévalo

La cuenca hidrológica de San Cristóbal de Las Casas languidece

Ya lo hemos dicho antes.

Académicos y defensores del medio ambiente lo han subrayado y lo siguen remarcando: No se trata solo de los ríos que atraviesan la ciudad estén hipercontaminados por los desagües domiciliarios.

Hay estudios científicos que nos hablan de ello, y más recientemente la ingeniero bioquímica Gabriela Soledad Velázquez Gamboa realizó estudios en los laboratorios del Tecnológico Regional, en Tuxtla Gutiérrez, que demostraron la amenaza que representan a la salud pública.

No hace falta que una Asociación Civil quiera reivindicar ahora como preocupación propia los múltiples problemas que aquejan a la Cuenca Hidrológica de Jovel.

Pareciera que de nada sirven los foros y los coloquios de intelectuales si las conclusiones no se convierten en políticas públicas.

Hace falta voluntad política, y sobre todo, recursos.

Para qué queremos que un diputado nos represente ante el Congreso de la Unión si no puede gestionar los recursos necesarios para sanear nuestros ríos.

Es cierto que necesitamos propiciar una nueva cultura ciudadana, más participativa, para que todos juntos generemos propuestas para el saneamiento de nuestros ríos, la regeneración de nuestros bosques, el reciclaje de la basura, el uso y reuso del agua y defendamos el respeto y cuidado de nuestro medio ambiente.

Nada nuevo hay que decir sobre el tema, a no ser que lo que se busque es capitalizarlo políticamente.

Para el saneamiento de los ríos, urge un colector general y una planta de tratamiento de aguas residuales.

Pero eso no se conseguirá organizando foros o debates públicos.

Para limpiar las aguas que se vierten de San Cristóbal de Las Casas a la cuenca del río Grijalva hace falta recursos.

Hablo de millones de pesos que tienen que gestionarse ante el Congreso de la Unión, para que se considere en el presupuesto de la Federación al estado.

Eso es algo que deberíamos de saber.

Pero quienes debieran estar a la vanguardia gestionando esos recursos, son los únicos que no hacen nada al respecto. Hablo del alcalde Mariano Alberto Díaz Ochoa, y de los diputados de la zona: Sergio Lobato García y Jorge Mario Lesieur Talavera, ambos del PRI, para acabarla de amolar.

¡En mala hora son ellos quienes “representan la voluntad popular” de San Cristóbal de Las Casas!

¡No gestiona recursos, no genera proyectos y no desazolvan los ríos, por lo que ya estamos padeciendo inundaciones!

Hay varios estudios científicos que nos hablan del grave riesgo de la cuenca hidrológica de San Cristóbal de Las Casas.

El más importante lo hizo hace años un investigador de Ecosur, Antonino García.

Muchos conocemos sus conclusiones, puesto que ya lleva años cacareándolos.

Pero ese no es el problema.

El problema reside en el poco caso que le hacen las autoridades competentes.

Antonino García habla de la importancia de preservar los humedales de montaña, también son conocidos como ‘los riñones del planeta’, por su cualidad de realizar los procesos naturales de filtración, renovando el agua que escurre bajo tierra y convirtiendo el liquido en apto para el consumo humano.

Pero nadie detiene la destrucción de los cerros y montañas de los alrededores que son las que nutren nuestros mantos friáticos.

Y ahí sí, el alcalde Mariano Alberto Díaz Ochoa tiene mucha responsabilidad: él es dueño de los más importantes bancos de arena.

SOMBRERITO MUGROSO

El del sombrerito mugroso le dicen en Jovel. Es el regidor Carlos “Perrola” Burguete, del PRD, cuncuño de Sergio Lobato García, quien ahora pretende descalificar a la candidata de su propio partido, Magdalena Trujillo Cifuentes. Que si no representa el proyecto de Nación que encabeza El Peje. ¡Pura jalada!, lo cierto es que él está trabajando a favor de su cuncuño, el candidato de Boca del Cielo. Ya antes de ser regidor a Carlos “Perrola” Burguete se le conocía como oreja de Emilio Salazar, cuando este era secretario de gobierno, en el pabliato. Luego lo siguió siendo para el senador Rubén Velázquez. Extraña que ahora ataque a la candidata del PRD a la diputación federal por el V Distrito, con cabecera en San Cristóbal de Las Casas. Bastantes concesiones tiene del actual gobierno. Su “compañera”, Graciela Sandoval Martínez, es directora regional del DIF en los Altos de Chiapas ¿O serán concesiones al diputado de Teopisca Sergio Lobato García, quien también tiene a su hija como delegada de Turismo del estado en San Cristóbal de Las Casas?

CAFÉ AMARGO

Trago amargo es el que están tomando alrededor de 18,000 productores de café del estado, en su mayoría afiliados a la Coordinadora de Pequeños Productores de Café de Café de Chiapas, A.C. (COOPCAFÉ). Resulta que AMECAFÉ y la Sagarpa no les han pagado lo estipulado en el Programa de Fomento Productivo, que debió haberse cubierto, según la costumbre, a principios de mayo. Son mil 200 pesotes por hectárea.

Y están que echan chispas.

Ayer mismo, el presidente de COOPCAFÉ, Cruz José Arguello Micelli, amenazó con tomar la delegación de la Sagarpa en Chiapas si para finales de mayo siguen retenidos los pagos.

Se supone que los dineros que les otorga cada año la federación son usados para las labores culturales en los cafetales: desombre, poda, dehije… para robustecer las plantas del cafeto y aumentar la productividad.

Ahí está pues la inconformidad del líder de COOPCAFÉ, esperamos que pronto AMECAFÉ y la Sagarpa den a conocer, por lo menos, la razón por la cual no han cubierto este compromiso.

Ha de ser que están actualizando el padrón de productores, la cantidad de hectáreas que reciben apoyo, o porque de plano el gobierno federal ha decidido dejar de subvencionar de manera indiscriminada está actividad productiva, que hace años dejó de ser competitiva y rentable.

De ser así, debieran notificarlo para no generar expectativas que luego se convierten en malestar, frustración y coraje.

KAKAW

En San Cristóbal de Las Casas se está cocinando un proyecto sumamente interesante: la creación del Museo del Kakaw y Chocolatería Cultural, auspiciado por el Museo Mesoamericano del Jade, cuyo propietario es Herbert Castellanos.

Herbert Castellanos ha constituido un grupo multidisciplinario para conformar un acervo documental que dé paso a la fundación del Museo del Kakaw.

Uno de ellos es el antropólogo Rogelio Pedraza Jiménez, egresado de la UNAM.

Para empezar déjame decirles, para quienes no lo sepan, que el nombre cacao viene del maya Ka'kaw.

La primer palabra de cacao la encontraron en una vasija de barro que arqueólogos norteamericanos fecharon en el 1,700 a.C., en la Costa del Golfo de México, luego de someterlo a pruebas de carbono 14.

Como todos sabemos del grano de cacao nace el chocolate.

Los mayas llamaban al árbol del cacao ka'kaw: frase relacionada con el fuego (kakh) escondido en sus almendras, y al Chocolate le llamaba Chocolhaa o agua (haa) amarga (Chocol).

El cacao simboliza para los mayas vigor físico y longevidad.

“El chocolate excelente para beber, tres cosas debe tener: espeso, dulce y caliente”, nos dice el antropólogo Rogelio Pedraza Jiménez, en una interesante entrevista que se transmitió la semana pasada en la Noti-Revista “Desde Los Altos”, en la XERA.

Investigaciones etnohistóricas nos permiten saber ahora que el chocolate se consume desde la época precolombina.

Pero es en una época más remota, tal vez unos 2,500 años antes de Cristo, cuando el cacao se domestica.

El cultivo del cacao es pues tan antiguo como la más antigua civilización mesoamericana.

Es decir, cuando se dan las primeras estratificaciones sociales, tal vez en Paso de la Amada o en Izapa, en la región de Soconusco, donde se han encontrado los vestigios arqueológicos más antiguos que habla de las primeras sociedades sedentarias, la de los Mixe-Zoque.

Esto se ha logrado conocer gracias a estudios arqueológicos de Gareth Lowe y John E. Clark, y años más tarde Michael Coe.

ANOTACIÓN

En su columna “Chiapas – Territorio y Confluencia”, que pública en El Heraldo de Chiapas, Magno Fernandes dos Reis nos invita conocer un poco de la peste a través del arte: “El momento que vivimos en Chiapas es crucial. En 1859, el periodista más famoso – Charles Dickens, en la novela “Historia de dos Ciudades” durante la Revolución Francesa escribió: Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Hoy, siglo XXI, no es muy diferente”.

No hay comentarios.: