¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

13 may. 2009

El EPR podría lanzar en Oaxaca acciones de hostigamiento militar

Oaxaca, Oax., (Punto y Aparte).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR), en el marco de sus 15 años de formación, a cumplirse el 18 de mayo, podría lanzar acciones de hostigamiento en base a la exigencia de la presentación con vida de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, detenidos y desaparecidos el 24 de mayo de 2007 en la ciudad de Oaxaca, detención que cumplirá 2 años, sin que hasta el momento se tenga información de la integridad de los dos guerrilleros.

Aunque la promesa de la dirigencia nacional del EPR asegura que se encuentran consultando a las bases, con el objetivo de fijar una posición en torno de la disolución de la Comisión de Mediación, una actividad que se antoja burocrática, cuando la dirigencia ya debería de tener la respuesta, una réplica que se consideraría obvia y más que anunciada, lo que se podría traducirse en respuestas militares más que políticas. El comunicado del 10 de mayo del grupo armado – que por cierto llega con varias horas de retraso, quizás por estrategia- mantiene su posición de exigir la presentación con vida de los dos desaparecidos e incluye una pregunta al gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz: “Ulises ¿Dónde están nuestros compañeros?”, una interrogación que destaca la información que la agrupación guerrillera tiene, ya que se supone que fue en Oaxaca la detención de los dos mandos insurgentes y que debería de alertar , ya que, si hay una campaña militar por parte de los eperristas, esta podría iniciar en Oaxaca, según las posibilidades que han sido establecidas en base a los movimientos detectados por parte del Ejército Mexicano de la guerrilla en la entidad. Esta podría ser la hipótesis que los grupos de Inteligencia, tanto del Ejército Mexicano, del Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional ( CISEN) y de la Policía Federal Preventiva (PFP),a través de su Centro de Comando en Inteligencia – división guerrilla-, mantienen, ya que existe una línea de investigación donde se estaría responsabilizando al EPR del ajusticiamiento de Alejandro Barrita Ortiz y de Aristeo López Martínez, los dos comandantes policíacos que pudieron haber intervenido en la detención de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez en inmediaciones del barrio de la Soledad, el 24 de mayo de 2007.

La hipótesis que se sigue parte del modus operandi en la ejecución de los dos elementos de seguridad estatal, ya que jamás les dieron el tiro de gracia, clásico en los grupos delictivos como es el narcotráfico. Nunca se dio, lo que conlleva a pensar por parte de los especialistas, que el crimen tenía como objetivo crear confusión y enviar un mensaje político, al realizarlos a plena luz del día y en lugares con presencia de ciudadanos. Los dos cuerpos presentaban un número casi igual de perforaciones, lo que deduce que pudo haber sido la misma célula ejecutora. Hay que aclarar que la línea de investigación se ha seguido nutriendo por parte de investigaciones que las agencias federales, en coordinación con la Agencia Estatal de Investigación ( AEI), realizan.

Poco se sabe de la unidad de Inteligencia Militar que desde febrero de este año opera en la octava zona militar en la ciudad de Oaxaca, la cual mantiene un número considerable de elementos y además equipo sofisticado de aparatos. Su objetivo es encontrar células guerrilleras tanto del EPR como de Tendencia Democrática Revolucionaria- Ejército del Pueblo ( TDR-EPR), los dos grupos con mayor presencia en el estado de Oaxaca.

En Oaxaca, de forma disimulada por parte de agencias policíacas y el Ejército Mexicano, se llevan a cabo operativos de búsqueda de células guerrilleras, y no sólo en Oaxaca se aplica esta medida, en delegaciones del Distrito Federal como Tláhuac, la búsqueda de guerrilleros se ha intensificado. El asesinato de un elemento de Inteligencia anti guerrilla de la Policía Federal Preventiva la semana pasada en esa delegación, tiene que ver en mucho con las pesquisas que se realizan en torno del caso Oaxaca. Al parecer, la policía militar se acerca cada día más, quebrantando la clandestinidad del grupo armado, lo que repercutiría en un enfrentamiento, que rompería la “tregua” que dice tener el EPR en todo el país. Informes extraoficiales dan como un hecho una cruenta lucha que se originó en Guerrero antes del 13 de abril de 2009, donde murieron decenas de elementos castrenses, al parecer luego de un enfrentamiento con un grupo numeroso de miembros del EPR, en la sierra de ese estado. Es decir, los rumores y especulaciones siguen creciendo y la posibilidad de que el EPR declare la guerra al Estado mexicano, hay quienes lo dan por un hecho. Curiosamente las noticias de la Influenza humana opacaron estas dos informaciones: la del policía de inteligencia de la PFP asesinado por desconocidos en Tláhuac y el supuesto enfrentamiento de guerrilleros con el Ejército Federal, donde salieron con la peor parte los elementos castrenses, según versiones de testigos.

En Oaxaca, bases de operaciones mixtas realizan acciones de investigación e inteligencia en los Mixes, la Costa, en Zenzontepec, San Carlos Yautepec- Lachiguiri, aunque esta semana el distrito de Ocotlán se convirtió en motivo de estudio por parte de los diferentes grupos de inteligencia, ya que suponen que detrás de los mineros de San José del Progreso, Ocotlán, Oaxaca, que se oponen a los trabajos de la compañía canadiense Fortuna Silver Mines en la mina Cuzcatlán, podría estar el EPR. El grupo en mención en su comunicado,destaca su apoyo a los mineros: “Y mientras pasa la primera ola de la pandemia de influenza, Ulises Ruiz Ortiz ordena el desalojo por medio de un “operativo legal” de la mina Cuzcatlán en San José del Progreso, Ocotlán, Oaxaca, propiedad de la compañía canadiense Fortuna Silver Mines con un saldo de 18 mineros detenidos y entre ellos dos menores de edad”.

Es decir, hay una serie de investigaciones, pero además, posibilidades de que el EPR no se encuentre en silencio, como hay quienes dicen, al contrario, su presencia se ha extendido y se ha fortalecido su influencia en grupos sindicales, obreros y campesinos, como en este caso sería la sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), en Oaxaca.

Hay que considerar que las acciones de hostigamiento por parte de la policía y el Ejército Mexicano seguirán llevándose a cabo, tal como en su escrito del 10 de mayo de 2009. El EPR señala a la familia Cruz Sánchez, que ha tenido entre sus miembros a luchadores sociales, que por más de 30 años ha sido hostigada con cateos recurrentes, aprehensiones, tortura y violaciones desde 1971.

Lo grave de lo que sucede en torno de los dos desaparecidos, es que conforme pasa el tiempo la posibilidad de encontrarlos con vida se desvanece, lo que llevaría a un desencadenamiento de acciones que, al final de todo, estaría permitiendo la ejecución de acciones militares por parte del EPR en contra de instalaciones policiacas-militares, edificios públicos, así como negocios, que son símbolos de la inversión extranjera, todo esto en Oaxaca, ya que fue en este estado donde se llevó a cabo la detención de los dos mandos del EPR. No hay que olvidar que para los grupos de inteligencia es una continuación de acciones, ya que para el gobierno el grupo guerrillero jamás ha respetado una tregua. Después de todo, la solución la tiene el gobierno federal y estatal de Oaxaca, presentando a los desaparecidos con vida.

No hay comentarios.: