¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

12 may. 2009

Desde Los Altos

Por Fredy López Arévalo

Negligencia política, no puede llamarse de otra manera, el que los cauces de ríos y arroyos que atraviesan San Cristóbal de Las Casas no se hayan desazolvado.

Negligencia y valemadrismo, porque las lluvias llegaron y llegaron torrenciales, provocando el desbordamiento de algunos afluentes y la inundación de varias colonias. Muchas son familias que ya pagaron las consecuencias de ello.

Sufrieron daños en su patrimonio: camas, colchones, estufas, refrigeradores, inservibles por las inundaciones.

¡No se vale…!

Los primeros en pagar los platos rotos fueron los habitantes de las colonias El Relicario, Los Pinos, Prudencio Moscoso, San Ramón, Las Gardenias y Mexicanos.

Es responsabilidad absoluta del alcalde Mariano Alberto Díaz Ochoa.

El desazolve de los ríos debió haberse hecho meses atrás, en tiempo de estiaje, pero no se hizo.

Desde el 1 de mayo llueve día tras día y todo indica que así seguirá hasta el mes de noviembre.

Mariano Alberto Díaz Ochoa no se puede argumentar falta de recursos: son millones de pesos los que año con año dicen destinar para estos menesteres.

¿Dónde están esos millones dispuestos para el desazolve de los ríos?

¿Dónde se aplicaron?

Y falta aún lo peor: la temporada de ciclones y huracanes, que se pronostica comenzará a mediados de junio.

Algo que los coletos deben tener presente es que las precipitaciones pluviales son cada año más fuertes, y San Cristóbal de Las Casas registra uno de los niveles más altos a nivel nacional en cuanto a milímetros cúbicos.

La lluvia acá, en la tierra alta, en la tierra fría, muchas veces se acompaña de granizo.

Los estragos son mayores.

Pero esto es algo que ya habían pronosticado estudiosos de los fenómenos meteorológicos y medioambientalistas.

Es consecuencia de los cambios drásticos que se han trastocado los ciclos naturales de la tierra por el calentamiento global.

Pero parece que nadie hace caso a los estudiosos del tema

Menos las autoridades municipales, quienes obviaron desazolvar los cauces de los ríos y arroyos que atraviesan nuestra ciudad.

CUESTIÓN DE LÍMITES

La Comisión Interinstitucional para resolver el conflicto de límites entre Chalchihuitán y Chenalhó sesionó a puerta cerrada el viernes pasado en la Universidad Intercultural de Chiapas. El rector de esa casa de estudios, Andrés Fabregas Puig, encabeza el grupo multidisciplinario que hurga en la historia para resolver el diferendo de límites, que en más de una ocasión ha generado violencia entre ambos municipios. Lo más que han logrado es retrasar el conocimiento del fallo del Tribunal Agrario, que hay que decirlo se inclinó por reconocer derechos sobre la posesión de la franja en disputa a favor de Chalchihuitán. Pero los investigadores tratan de revertir ese fallo, que aunque ya se emitió se ha mantenido oculto a los interesados para evitar una nueva confrontación. Los académicos indagan, hurgan, pero deben saber que un juicio de esa naturaleza es de carácter jurídico-agrario, y que sus investigaciones lo único que pueden lograr es darle largas al asunto. Por lo demás hay conflicto de intereses en el juicio que los académicos pudiesen emitir al respecto. No hay que olvidar que el comisariado de bienes comunales de Chenalhó es Jacinto Arias Pérez, discípulo de Andrés Fabregas Puig.

Ambos son protegidos del ex gobernador Patrocinio González Garrido.

Luego abundaré sobre el tema, porque aunque parezca sencillo, en el conflicto de límites hay intereses supranacionales: en ese lugar se hallan los yacimientos de jade más importantes de México.

Baste un dato: en Birmania, alrededor de 500 mil personas padecen semiesclavitud en las minas de jade de Hapakant (http://www.elmundo.es/papel/2004/08/01/cronica/1673347.html).

Veamos:

“Miles de peones, vestidos con el tradicional pareo birmano, la piel ennegrecida por el sol tropical y el rostro cubierto por el polvo tratan de abrirse paso hacia las entrañas de montañas que han sido abiertas en canal o reducidas a escombros. Desde la distancia, los mineros parecen simples hormigas. Unos pican piedras sin descanso en acantilados y laderas, otros cargan las rocas robadas a la selva en cestas de caña, siempre a las órdenes de capataces que dirigen las operaciones pistola al cinto. Los que desfallecen son reanimados; los débiles, reemplazados, y los más fuertes, pagados con heroína, la mejor forma de garantizar que estarán de vuelta en sus puestos al día siguiente. Todos buscan lo mismo: la piedra preciosa que le ha quitado el sueño a los exploradores europeos desde Marco Polo, la misma que embriagó en sueños de grandeza a los emperadores chinos y que hoy se ha convertido en la gema mejor pagada en los mercados internacionales de joyas.

Buscan jadeíta, la piedra celestial.

“Hoy, con el despegue económico chino tras 25 años de apertura capitalista, la jadeíta ha dejado de ser el sueño exclusivo de los monarcas chinos. Una nueva generación de millonarios y algunos coleccionistas occidentales acuden todos los años a las pujas que la casa de subastas Christie's organiza en los mejores hoteles de Hong Kong. El récord lo sigue teniendo el lote 1843 expuesto en noviembre de 1997, un collar de 27 piedras vendido por 9,3 millones de dólares. Las piezas más antiguas, vendidas en Londres, Nueva York o París, casi siempre alcanzan cifras millonarias y han hecho que la mitad de las joyas que mayor precio han marcado en los últimos años en las subastas de Christie's sean piezas de jadeíta. Sus compradores, convencidos de que cada «pedazo de cielo» transmite la esencia de su anterior dueño al nuevo propietario, no están pagando sólo por llevarse una piedra preciosa. También compran su leyenda”.

Eso y no otra cosa es lo que está en juego en las altas montañas entre Chenalhó y Chachihuitán.

No hay comentarios.: