¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

21/02/2011

Hijo, en la tierra está la esperanza... Los agrónomos hablan de la situación que vive el campo yucateco

Por Bernardo Caamal Itzá, corresponsal


Mérida, Yuc.- Este 22 de febrero innumerables agrónomos celebraran su día. Algunos lo harán desde los campos de cultivo y otros, desde sus instituciones relacionadas al agro, acompañando a las iniciativas de los productores, haciendo investigación o transferencia de tecnología. A todos ellos, felicitaciones en este memorable día.

Sin embargo, hay mucho que hacer, tal como salió a relucir en este reportaje del sentir de los productores y de los agrónomos que viven y trabajan de sol a sol en el campo yucateco.
“Ma’ka’ak meyate’ lu’uma’, síij u tsaí’ik ba’al kjáante’ –si trabajamos esta tierra, estoy seguro que a nos da de comer-, decía hace unos días en lengua maya José Valerio Aké Cox, oriundo de la comunidad de Progresito (Peto).

-Conocemos el trabajo de la tierra, pero tenemos siempre esa necesidad de contar con el respaldo profesional de los agrónomos, y eso hoy en día es algo difícil de encontrar”,  nos compartió Aké Cox.
“Además, que lástima que como productores no recibamos el apoyo puntual para hacer que produzcan éstas tierras, porque aunque no todos contamos con sistemas de riego, pero sí recibiéramos el respaldo de nuestras autoridades, estoy seguro que de esta tierra, no sólo saldrá nuestros alimentos, sino tendremos hasta para venderlos".

Aké Cox, al igual que otros campesinos de Yucatán, le apuestan al trabajo del campo, tienen claro que primero, hay que resolver los obstáculos que impiden producir, como los cambios de la estacionalidad de las lluvias para aquellos que cultivan bajo el temporal lluvioso, o en su caso, el control de las plagas y enfermedades.

“Cada vez que me enfrentó a nuevos problemas con mis siembras, voy  a las tiendas que venden agro insumos y ellos me orientan que productos a usar en este tipo de casos”, dijo uno de los productores de chile habanero de Timul, Yucatán.

En tanto que, los productores buscan como resolver sus problemas productivos y de la comercialización de sus productos, sus hijos estudian carreras ajenas al trabajo de la tierra. Y son escasos los jóvenes que eligen a la agronomía en su formación profesional, lo cierto que al egresar no encuentran los espacios idóneos ni siquiera para hacer el servicio social o para generar alguna experiencia para consolidar sus conocimientos técnicos y mientras que sus padres cada día se quedan solos en sus campos de cultivo.

“Antes de egresar en la escuela, asistí a varias conferencias relacionadas a la profesión, y en muchas de aquellas pláticas, nos dijeron que debemos crear nuestras propias empresas o en su caso asesorar a los grupos productores. Para empezar, eso no es fácil, se necesita de capital semilla, y eso no lo tenemos, a menos que nuestros padres tengan algo de recursos para apoyarnos en estas iniciativas o por lo menos, un buen padrino político que realmente tenga la voluntad de trabajar por el campo”, destacó uno de los jóvenes agrónomos con más de 3 años buscando empleo.

“No creas que no haya ido con los productores. Ellos al igual que nosotros están que los lleva la tostada, porque no hay un acompañamiento real de corto, mediano y largo plazo. Los pocos que logran buscar algún tipo de financiamiento a sus proyectos productivo, sólo en contadas ocasiones, tienen el respaldo de asistencia técnica- dijo nuestro entrevistado-, entonces, vez como los campos de Yucatán, se llenan de proyectos inconclusos tal como suceden con los invernaderos que nos concluyeron “o que no se echaron a andar”, seguramente así como están, no sólo fue la esperanza de los productores, sino hasta la posibilidad de que nos contraten como técnicos”.

¿Hay que trabajar con los grupos productivos o fomentar la producción? ¿Dónde? –cuestionó nuestro entrevistado-. es curioso, porque en el discurso dicen que apoyan a la producción agropecuaria, en la práctica, observas que no hay nada. Porque quienes intentan organizarse, sus proyectos no se les apoya o les pone mil trabas para que no tenga financiamiento, mientras que a los allegados, de la noche a la mañana obtienen su proyecto y que tampoco lo trabaja”.

¿Se alienta la producción así? Luego te enteras que son similares los problemas que tienen todos los productores, desde el simple apicultor hasta el artesano ¿Y nosotros? recalcó el agrónomo.

Nuestro joven egresado aseveró “¿Cuánta  gente migra diariamente de Maxcanu a Mérida, Tecoh a Mérida o de comunidades alejadas como Tiholop (Yaxcaba)?¿Lo hacen con gusto o porque ya no hay opciones de trabajo en el lugar donde viven?”.

Lo cierto es que a nivel mundial, se vislumbra una escasez de alimentos, pareciera que en México no se le apueste a sus agrónomos para generar estrategias y evitar sus efectos en los futuro, por tanto, hoy a pesar de la falta de oportunidades para innovar la esperanza de los jóvenes egresados, y de los productores, aún se mantiene viva la esperanza por cultivar la tierra, y esta semilla es alentada todos los días por las madres de familia, quienes con mensajes como este alientan  “Hijo, en la tierra está la esperanza, porque si sigues trabajando para los otros y no te dedicas a lo tuyo, cuando te quedes viejo, no tendrás nada”.

No hay comentarios.: