¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

19/03/2009

Ejército rescata a migrantes secuestrados

Reynosa, Tamps., (El Universal).- “Si no pagábamos los 3 mil dólares que nos exigían para continuar el viaje a Estados Unidos, nos propinaban severas golpizas. De un momento a otro, sentíamos que ahí terminaba nuestra vida, nuestro sueño americano”, narran algunos de los indocumentados que soldados del Ejército rescataron aquí de una casa de seguridad, la tarde del martes.

Tras la captura de cinco polleros, o traficantes de personas, y la liberación de 55 migrantes —nueve mujeres, un mexicano y el resto centroamericanos—, la Procuraduría General de la República (PGR) investiga las operaciones que realizaban presumiblemente miembros de una red de tráfico de migrantes que opera en esta frontera.

La propia PGR informó que el rescate de los indocumentados se logró luego de un operativo militar en las calles de Querétaro y San Luis Potosí, colonia Rodríguez.

En dichas calles, en el interior de un departamento, notaron movimientos extraños, por lo que optaron revisarlos y descubrieron que adentro había varias personas de apariencia extranjera, unas atadas de pies y manos.

Ahí, un grupo de polleros reunían a migrantes traídos desde los estados de Tabasco y Veracruz, para exigirles un pago extra de 3 mil dólares (42 mil pesos mexicanos) y así pasarlos “seguros” a Estados Unidos.

Golpizas


Quienes no tuvieran familiares o personas cercanas que los apoyaran, recibían tremendas golpizas a modo de presión, relataron las autoridades.

Los indocumentados fueron liberados luego de permanecer cerca de tres semanas en una casa de seguridad, bajo constantes amenazas y actos de maltrato.

Según sus propias declaraciones, los ilegales, provenientes de Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y uno de Tehuantepec, Oaxaca, aseguraron tener más de 20 días retenidos a la espera de que les llegara el dinero solicitado para cruzar.

Varios de los centroamericanos entrevistados coincidieron en señalar que los delincuentes, presuntamente mexicanos, estaban terminando de tajo con su “sueño americano”.

“Benditos soldados, ya sentíamos que nos mataban estas personas, pero no perdimos las esperanzas y fue como volver a nacer cuando vimos que entró todo el pelotón de militares diciendo que nos estaban rescatando, que no nos preocupáramos”, narró Carlos Roberto Arellano, originario de Honduras.

Comenta que no esperó sufrir esta “pesadilla” en territorio mexicano. “A mí me habían dicho que me cuidara cuando cruzara el río Bravo, que me cuidara de la migra; pero no, no se compara lo que se vive cuando te secuestran delincuentes mexicanos”.

Remata el migrante hondureño: “No vuelvo a andar en esto, no era lo que uno espera del ‘sueño americano’, duré casi 2 meses de infierno y de pesadilla”.

Crispiniano López, de 19 años y originario de Tehuantepec, Oaxaca, aseguró que las personas que no tenían un número telefónico para ubicar a algún familiar, las golpeaban más. “A mí sólo me pedían 3 mil pesos y como no los tenía me pegaban más y mas”. Incluso, recuerda que recibió golpes en todo el cuerpo durante 12 noches seguidas.

Aseguró que difícilmente olvidará el terror que llegó a sentir por las noches, “el pánico era terrible y no saber qué hacer”.

Además, dice: “Las golpizas que te propinan, no te dejan ganas de volver a intentar irte de mojado para buscar una mejor vida a Estados Unidos. No volveré a buscar el ‘sueño americano’, ya que son más temibles los delincuentes de México que las autoridades de Migración”.

Sobre los detenidos, la PGR omitió sus nombres, ya que siguen bajo investigación.

No hay comentarios.: