¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

21/04/2010

Inconforma destrucción de sitio ceremonial en Jicaral, Oaxaca



Por René López, corresponsal

Coicoyán de las Flores, Oax.-
El sitio sagrado destinado al Dios de la lluvia, de la población del Jicaral, en días pasados con maquinaria, fue destruido por órdenes de las autoridades municipales que simpatizan con las sectas protestantes, lo que ha generado inconformidad de sus habitantes.

Ocho enormes piedras depositarias de gran simbolismo para los habitantes de esta población indígena, del lugar, el monolito, que representa al Dios de la lluvia (piedra de agua) fueron arrojadas lejos de su sitio sagrado.

Cortado con motosierra en varios trozos, también quedó, el árbol la parota, el que daba sombra y protección al Dios de la lluvia y que era adornado con coloridos papeles recortados donde también la gente se sentaba a disfrutar de sus platillos y de la ceremonia.

Ante esta acción los pobladores ya han pedido cuenta a sus autoridades del porque de la destrucción de este sitio prehispánico sin consultar a la asamblea que lo nombró como su representante.

En ese lugar realizaban rituales desde hace más de un siglo con la petición de que el agua no faltara y se pudieran obtener buenas cosechas de los productos básicos que consume la comunidad: maíz, fríjol y calabaza.

Su destrucción empezó el sábado tres de abril, cuando la profesora de preescolar, autoridades municipales y educativas, deciden aplanar un terreno para la construcción de dos aulas; cuando terminan esta labor, Emilio López Montiel suplente del síndico, se reúne con otras personas en un barranco y acuerdan destruir el sitio ceremonial.

Los maquinistas que recibieron órdenes para destruir el lugar, se llevaron los tesoros históricos que encontraron cuando movieron las piedras.

Este hecho ha ocasionado molestias e inconformidad a los habitantes, quienes organizados y con música de banda fueron a levantar al Dios de la lluvia, y lo colocaron de manera provisional en lo que fue su nicho, para que el próximo veintitrés, veinticuatro y veinticinco de abril, “la persona que habla la palabra de la lluvia” y la comunidad; puedan llevar a cabo el ritual de pedimento del agua, como se ha hecho por más de un siglo.

Jaciel Amador Villavicencio Ramos, originario del Jicaral e investigador, dio a conocer en entrevista que la gente de su pueblo ha sido respetuosa del legado de sus ancestros, la admiración, respeto por la naturaleza y el medio ambiente, lo que les ha permitido vivir armoniosamente; enriquecidos de una cosmovisión propia y valores culturales que se han heredado durante varias generaciones: producto de la conciliación de elementos prehispánicos y católicos.

No hay comentarios.: