¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

29/04/2010

En nuestras semillas... está la esperanza



Anuncian evento para promvoer semillas yuicatecas

Por Bernardo Caamal Itzá, corresponsal

Mérida, Yuc.-
"Te entregó estas semillas, que recientemente los coseche de aquellas semillas que me fue entregada el año pasado (2008) en Tahdziu. Este patrimonio es nuestro, no lo olvides, si éstas llegaran a faltar, representa enormes riesgos para nuestra sobrevivencia... , Nuestro dios nos ha dicho que llegaran tiempos difíciles, pero nosotros debemos seguir cultivándolas porque de ella depende nuestra alimentación... señaló en lengua maya, con voz emocionada y con llanto el año pasado don Lucas Iuit Mex -representante de campesinos de Tzucacab- y anfitrión de la feria de las semillas, al hacer la entregar simbólica de una canasta llena de semillas al Sr. Gerardo Chablé Chan, productor originario de Xoy.

“Acepto el reto de ser el organizador para el año 2010 y estoy consciente de lo que significan las semillas para el campesino, porque con el simple hecho de promoverla, sabemos de su valía para cada uno de nosotros. Hoy ante los altos costos de los insumos químicos y de las semillas en el mercado, el campesino sabe que el hecho de ser el productor de sus simientes, significa ser autónomo y luego son plantas adaptadas a nuestro clima y tiene que ver con nuestra cultura", aseguró el otro productor al recibir la semilla en aquella ocasión.

En este año 2010, campesinos mayas de la Península de Yucatán, promueven e intercambian sus semillas criollas en eventos alusivos a esta actividad, en Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Estas actividades son organizadas por los mismos productores, y de acuerdo a la región donde se ubican, solicitan el acompañamiento de las instituciones o de organizaciones de la sociedad civil para respaldar este tipo de iniciativas comunitarias.

Xoy, comunidad maya que pertenece al municipio de Peto, será sede del evento este próximo domingo 2 de mayo, a partir de las 8 de la mañana. El programa de actividades, contempla iniciar con la ceremonia maya en agradecimiento a los dioses por permitir que en este año, se cumpla el 8to. por realizar estos eventos comunitarios.

Los organizadores informaron que han girado invitaciones a los otros productores de la región, con el fin de fomentar no sólo la convivencia sino la retroalimentación de experiencias en torno a sus semillas.

En este año en particular, la feria del intercambio de semillas criollas que se realizan en tierras peninsulares, inició el pasado 19 de marzo con la Expo Semilla Maya 2010, el cual fue sede la ciudad de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo y coordinada por la asociación Xiimbal S.C. y que contó con la colaboración de diferentes organizaciones como: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Secretaria de Desarrollo Agropecuario Rural e Indígena (SEDARI), la Universidad Internacional de Florida, Amigos de Sian ka'an AC, el Instituto Tecnológico Superior de Felipe Carrillo Puerto y el Consorcio BALICSA e Industrias Milpa Maya, SMI de RL.

Otro evento alusivo a las semillas criollas, fue lo realizado en la comunidad de Blanca Flor, municipio de Otho P. Blanco, el pasado 25 de abril en tierras quintanarroenses, el mismo fue organizado por los productores locales.

En Yucatán, los alumnos de agronomía y catedráticos del Instituto Tecnológico de Tizimín (ITZ) en coordinación con los productores de varias localidades aledañas a Ticopó tienen programado para este 29 de abril, a partir de las 4 de la tarde, su feria de intercambio de semillas criollas.

Mientras que este sábado 1 de mayo, a partir de las 8 de la mañana, productores y organizaciones de la sociedad civil de la región de los Chenes, Campeche, organizan en el local del DIF Municipal este mismo tipo de eventos.

En estas actividades de intercambio de semillas que realizan los productores mayas, participan alumnos y catedraticos de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), el Instituto Tecnológico de Tizimín y organizaciones civiles – Misioneros, A.C., Fundación Produce Yucatán, etc.-. Coinciden todos en la necesidad de preservar las semillas.

Como resultado de estos encuentros campesinos realizados después del paso del huracán “Isidoro” (2002), entre su reflexiones destacan:

-“El sagrado Maíz es nuestra sonrisa, es nuestro rostro y corazón. El Maíz es la ofrenda que presentamos a Dios, al Dueño de la vida, al Dueño de la Tierra, al Creador y Formador.

Actualmente vemos el maíz y el elote tirados al suelo por todas partes, el maíz hecho combustible u otras bebidas, como el alcohol, que son dañinas para la salud.

Nuestros mayores dicen que el Sagrado Maíz es nuestro cuerpo, es nuestra carne, sólo de maíz amarillo y maíz blanco está hecha nuestra carne. Nuestras abuelas y abuelos nos piden que cuidemos el maíz, que lo respetemos y lo amemos; porque si lo tiramos y maltratamos se va el espíritu del maíz. Cuando cuidamos y cultivamos nuestra milpa, Dios nos acompaña, nos da en abundancia el alimento que necesitamos, trabaja con nosotros, se cansa con nosotros.

Por eso rezamos y pedimos permiso a Dios en cada comento del ciclo de la vida del maíz. Pronunciamos estas palabras: Formador y creador, te pedimos permiso para trabajar con tus manos, con tu poder, para hacer el alimento de nuestra familia, porque somos tus hijas e hijos y tus siervos y siervas. Solamente así obtenemos alimentos para todo el año. El maíz que Dios nos da, vive con nosotros, canta, ríe, danza con nosotros y en algunos momentos también llora con nosotros. Por lo tanto, debemos cuidar respetar y amar el Sagrado Maíz.

Por el Maíz caminamos, hablamos y trabajamos. No lo envenemos con productos extraños, no dejemos que por esto se vaya el espíritu del sagrado alimento. No lo hagamos llorar ni sufrir, porque después lo vamos a lamentar, después somos nosotros quienes vamos a llorar y sufrir.

Jóvenes, niños, hombres y mujeres, esto es lo que les decimos, esto es lo que les pedimos. Les encargamos encarecidamente cuidar al maíz, respetarlo y orar con él, para el bien de ustedes y el de sus hijas e hijos, para el bien de todos, para el bien de las generaciones venideras”.

De la misma forma, tienen claro “La semilla germina en un campo fértil, en tierra fértil. Puedes arrojar semillas sobre las piedras pero no pasará nada. La culpa no es de la semilla. Es necesaria la época apropiada, es necesario el momento apropiado, es necesario el terreno adecuado. Sólo entonces tomará vida la semilla y se transformará.

Sin embargo, para el brote existen innumerables peligros: brota hacia lo desconocido, hacia el sol, hacia la fuente de luz, sin saber dónde, sin saber por qué. La cruz que ha de ser transportada es grande, pero la semilla está dominada por un sueño y, entonces, se mueve”.

Por su parte, los mayas guatemaltecos señalan que el sagrado calendario maya establece que el nawal de las semillas es Q’anil. Día especial para agradecer y pedir perdón por la pérdida de respeto profundo precisamente a las semillas.

Resaltan que en muchas comunidades, al maíz, al fríjol y a otros granos básicos ya no se les trata como antiguamente lo hacían nuestras abuelas y abuelos: con cariño, con gratitud, con fiesta, incienso y candelas, pero sobre todo con ternura. Ahora, se le trata como otro objeto necesario para vivir. Nuestra cosmovisión maya orienta que no se debe tirar, pisotear, desperdiciar, ni quemar un solo grano.

Otra enseñanza es que, para la siembra hay que esperar la luna llena, y presentar la semilla ante el Ajaw Q´anil y así se evitan enfermedades de plagas en el proceso de crecimiento. Igual actitud para guardar los granos que servirán como semillas, y se evitará el gorgojo.

La visión occidental en las escuelas ha contribuido que los niños y niñas desconozcan mucho de los elementos de la cultura y Espiritualidad Maya; y por supuesto en este caso todo lo que gira alrededor de las semillas. Se obliga a memorizar y a repetir otras culturas, aparte de desvalorizar todos los elementos de la comunidad y de la cultura maya. Este tipo de educación impacta negativamente en la educación familiar y comunitaria.

Ante esta situación, los abuelos mayas remarcan la necesidad de recurrir de nuevo al Popol Vuh y reconocer la valía de los antiguos relatos bosquejan como se inició la semilla, sus anécdotas se remonta cuando sucedió el gran incendio que asoló toda la tierra, los dioses llamaron a todos los pájaros para que lo ayuden a rescatar la semilla

Entonces todos los pájaros se fueron a rescatar las semillas, y entre estos fue el Dziú, quizá el más valiente, pues él entró cuando el incendio estaba muy fuerte, y salvó la semilla más valiosa: la del maíz. El logró rescatar varios granos que cuidó mucho y después sirvieron para las nuevas siembras. Sin embargo, sus plumas se quemaron y se quedaron grises, sus ojos también se le enrojecieron por el humo, y ahora el pájaro Dziú, tiene las punta de sus alas del color de las cenizas.

“Entonces con las semillas no sólo recupera el origen de nuestra historia, sino nuestra espiritualidad y esperanza”, reafirmaron hace unos días campesinos mayas del sur de Yucatán días previos a estos encuentros campesinos.

No hay comentarios.: