¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

01/03/2010

El CEMDA inaugura su nueva oficina en Valle de Bravo, Estado de México


Valle de Bravo, Méx.- Con el objetivo de buscar un desarrollo sustentable de la región de la Cuenca Valle de Bravo Amanalco, acorde con la legislación ambiental y de desarrollo urbano, a fin de proteger y conservar el ecosistema, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. (CEMDA) inauguró este sábado 27 de febrero su tercer oficina regional, en el Museo Joaquín Arcadio Pagaza en el centro de Valle de Bravo, Estado de México.

La Cuenca Valle de Bravo Amanalco forma parte del eje neovolcánico transversal que es de gran valor por su diversidad de flora y fauna. Sus bosques son hábitat para muchas especies de aves migratorias, como es la mariposa monarca y varias especies endémicas.

Esta importante Cuenca, además de pertenecer al Área Natural Protegida “Área de Protección de Recursos Naturales Valle de Bravo, Malacatepec, Tilostóc y Temascaltepec”, contiene un gran valor ambiental en lo que al recurso hídrico se refiere, ya que cuenta con 77 mil hectáreas de las cuales 61 mil 500 drenan directamente a la presa, exporta 6 metros cúbicos por segundo de agua a las zonas metropolitanas de la Ciudad de México y Toluca y provee agua a 2 millones de habitantes del centro del país.

La Cuenca es una importante fuente de recursos para las industrias del centro del país y es el principal destino turístico del Estado de México. Sin embargo, parte de la problemática que enfrenta la Cuenca es ejemplo de lo que sucede en el eje neovolcánico transversal: la presión del ser humano acarrea problemas como el cambio de uso de suelo, la tala clandestina y la deforestación provocándose así la erosión y acarreo de sólidos que terminan azolvando las presas, la contaminación de cuerpos de agua, la generación de basura, la extracción ilegal de la flora y fauna y, la falta de acciones de conservación.

De no tomarse medidas pronto para su solución, se pondrá en riesgo la provisión de agua para la zona más poblada del país donde se encuentran varias de las principales ciudades como Puebla, Toluca o el mismo Distrito Federal. Y de igual manera, de continuar con la presión sobre el medio ambiente y los recursos naturales de la zona, la afectación al lago podría terminar con las principales actividades económicas de más de 100 mil habitantes que viven del turismo, los deportes náuticos y el desarrollo inmobiliario; así como traer repercusiones negativas regionales y para todo el país.

Es por ello que en la urgencia de este contexto, el CEMDA busca el desarrollo y aplicación efectiva de los instrumentos de la política ambiental para una conservación, protección y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales de la región. En concreto busca el desarrollo, aplicación efectiva y cumplimiento de la legislación en materia de desarrollo urbano, de la legislación en materia forestal, de la legislación en materia de agua, de los instrumentos legales en materia de áreas naturales protegidas, y de la legislación en materia de vida silvestre.

El reto ahora no es solo abrir esta nueva oficina sino permanecer en el tiempo, seguir actuando con profesionalismo y con ética, basados siempre en el Derecho, en lo técnico y en lo científico, lo que sin lugar a dudas, le dará fuerza y fundamento a nuestras posiciones. Nos proponemos seguir trabajando conjuntamente con todos los sectores cuando esto sea posible y deberá de entenderse que, en ocasiones, no coincidiremos, pero aún en ese caso, habrán de respetarse visiones distintas a las nuestras. Creemos que las condiciones están dadas en la región para promover y mantener una comunicación, acercamiento y respeto mutuo, comentó Gustavo Alanís Ortega, presidente del CEMDA.

El CEMDA apoya a la sociedad civil, en la búsqueda de la observancia de sus derechos ambientales, en el que de acuerdo con la Legislación Ambiental Mexicana, los ciudadanos tenemos derecho a participar dentro de los procedimientos de diversos instrumentos de la política ambiental, entre otros, la Evaluación de Impacto Ambiental, el establecimiento de áreas naturales protegidas; así como en la interposición de acciones legales, tales como el recurso de revisión, las denuncias populares, y el acceso a la información ambiental que está en manos de las autoridades ambientales de los tres niveles de gobierno, anunció Samantha Namnum, directora de la Oficina Centro del CEMDA.

Samantha Namnum, estará al frente de la Oficina de Valle de Bravo, junto con Alberto Rodríguez, abogado, que con el apoyo los Programas de la Oficina Centro, ofrecerá asesoría legal en relación a éstos y otros asuntos ambientales, así como la búsqueda de los caminos necesarios para la tutela efectiva del derecho a un medio ambiente sano, partiendo de las líneas estratégicas de investigación, participación social, acceso a la justicia, capacitación y comunicación.

Por último Alanís Ortega concluyó señalando que “seguiremos luchando, porque no podemos pasar por alto la deforestación galopante en este país, ni podemos estar contentos con la contaminación del lago de Valle de Bravo, ni con las violaciones que en ocasiones se dan a los instrumentos relativos con el desarrollo urbano, uso de suelo, ordenamiento ecológico y el impacto ambiental; porque además, estoy seguro que a nadie satisface el problema del mal manejo de la basura, y sabemos y entendemos de la conveniencia y necesidad de proteger y conservar las ANP´s relacionadas con la Cuenca que hoy nos ocupa. El reto es enorme y tenemos que entrarle juntos sociedad y gobierno, con más acciones y menos discursos”.

No hay comentarios.: