¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

1 jun. 2009

Firma convenio Eufrosina Cruz con la CNDH

Ciudad de México, DF., (El Universal).- Las disparidades por la inequidad entre los géneros distan mucho de permitir que se realice en nuestro país el derecho a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, indicó José Luis Soberanes Fernández, titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

El ombudsman encabezó la firma de un convenio general de colaboración para la asistencia técnica y capacitación en materia de igualdad entre mujeres y hombres, entre la CNDH y la agrupación Queremos Unir Integrando por la Equidad y Género a Oaxaca (QUIEGO, AC), representada por su presidenta, Eufrosina Cruz Mendoza.

El presidente de la CNDH mencionó que la celebración de este acuerdo tiene la particularidad que la dirigente de esa asociación conoce y ha padecido, directa y contundentemente, la discriminación por ser mujer y por ser indígena.

Sin embargo, comentó, a pesar de esa doble situación de vulnerabilidad, Eufrosina Cruz ha logrado el reconocimiento de gran parte de la sociedad al difundir que hay casos en los que la aplicación de los usos y costumbres pueden ser perjudiciales y atentatorios contra los derechos humanos.

Soberanes Fernández recordó que en 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos señaló que toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, “pero el caso de Eufrosina Cruz muestra que, en los inicios del siglo XXI, este ideal sigue siendo una asignatura pendiente para México, pues todavía falta mucho por hacer a fin de que las mujeres tengan acceso en igualdad de oportunidades a los cargos de elección popular”, afirmó.

Recordó que Eufrosina, mujer profesionista, de origen zapoteco, tuvo la “osadía” y “el sueño” de que en su natal Santa María Quiegolani, se iba producir el reconocimiento del derecho constitucional a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, para lo cual buscó la candidatura para la presidencia municipal.

En esa tarea, continuó, enfrentó la oposición de quienes creen que el papel que se le debe asignar a la mujer no es otro que el doméstico, lo que, como es sabido, no hace más que anular los más elementales derechos humanos al amparo de un catálogo de usos y costumbres que omite la palabra mujer.

El convenio general de colaboración tiene por objeto establecer mecanismos de cooperación y apoyo, con el fin de coadyuvar en acciones destinadas a la capacitación y difusión del derecho a la igualdad entre hombres y mujeres,

Asimismo, establece la elaboración de programas especializados para cursos de capacitación, jornadas, talleres, foros, seminarios y diplomados en materia de igualdad entre mujeres y hombres.

No hay comentarios.: