¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

14 may. 2009

Operan en BC 5 mil cajas de ahorro

Roban a indígenas las remesas que envían a sus familias en Oaxaca

Tijuana, BC., (El Sol de Tijuana).- Se incrementan los fraudes millonarios en las 5 mil cajas de ahorro y préstamos en Baja California y en todo México, ya que se estima que más del 90% de estas instituciones operan fuera del marco de la ley y carentes de supervisión de las autoridades, como negocios "patito" y "pirámides de tipo Ponzi", en lo que nada tienen que ver los bancos, que apenas tienen 400 organismos de este tipo.

Los fraudes, las cajas de ahorro en Baja California van en aumento en los últimos años, no obstante de que ya ha sido víctima de este delito, además de que se estima que entre el 50 y 60 por ciento son víctimas las mujeres, que en su mayoría pertenecen a estratos de escasos recursos.

De acuerdo con la Condusef, las cooperativas de ahorro y crédito no están supervisadas por ningún organismo gubernamental y, por lo general, no ofrecen garantía a sus socios, cuyas cajas también funcionan en los centros de trabajo, en donde las empresas no vigilan ni garantizan el cuidado del dinero de sus empleados a manos de una persona asignada para operarla.

Los factores que confluyen para que existan cajas de ahorro en forma de pirámides financieras tipo Ponzi, son la negligencia de las autoridades de control, corrupción de sus promotores y codicia de los inversionistas.

El esquema piramidal tipo Ponzi le debe su nombre a un emigrante italiano que llegó a Estados Unidos en 1903, y en 1920 concretó una estafa que para la época fue de inmensas proporciones, en los millones de dólares.

Lo dijo, Alejandro Díaz-Bautista doctor en economía por la Universidad de California, Irvine; profesor investigador de economía en el Colegio de la Frontera Norte (El Colef); distinguido miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); y ha sido Guest Scholar y Research Fellow del Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California, San Diego (UCSD).

En los últimos años, las familias mexicanas de clase baja y media han recurrido a las cajas de ahorro y de préstamos por falta de participación en el mercado financiero.

CLARO EJEMPLO DE ORGANIZACIÓN

Las cajas de ahorro son un claro ejemplo de organización colectiva de ayuda mutua y de compromiso con la comunidad, ya que con la esperanza de salir adelante, las personas afiliadas a estas cajas de ahorro y préstamos se asocian para ahorrar en conjunto con el fin de fomentar préstamos sencillos para resolver sus propios problemas.

Las cajas de ahorro iniciaron por una ideología de ayuda social y no en términos comerciales; sin embargo, es necesario democratizar el conocimiento de lo financiero, porque en la medida que ello ocurra, será más fácil fomentar el ahorro y evitar fraudes en las llamadas "pirámides" y cajas de ahorro.

Hoy en día el crédito para las familias mexicanas es de suma importancia ya que la ausencia de liquidez, debido al endeudamiento ocasionado por la crisis económica y financiera del 2009.

Hoy tienen la posibilidad de tener un fondo de ahorro que es posible abrir desde 50 pesos y que en una institución bancaria no sería posible y obtienen préstamos accesibles a sus bolsillos de forma de pago con la promesa de un interés más bajo que en los bancos.

Lo cierto es que los fraudes en las cajas de ahorro en Baja California y en todo México van en aumento en los últimos años, ya que se estima que entre el 50 y 60 por ciento son víctimas de este delito las mujeres, que en su mayoría pertenecen a estratos de escasos recursos.

"El análisis de política pública y económica nos muestra que en las cajas de ahorro no existió ninguna regulación hasta diciembre de 1991, cuando se aprobó la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares de Crédito, la cual a sufrido muchos cambios y modificaciones", dijo el doctor en economía Alejandro Díaz.

Pero aÚn con estas Leyes y Organizaciones, existen posibilidades de cometer grandes fraudes ya que se reconoce que el control gubernamental no es garantía de solvencia o rectitud.

En diciembre del 2000, el Congreso Mexicano aprobó la creación del fideicomiso de Apoyo a Ahorradores que debía devolver 70% de sus depósitos a unos 200,000 miembros de las cajas que fueron perjudicadas y que tenían cantidades menores de 190,000.

LEYES DURAS NO HAN FUNCIONADO

La Ley de Ahorro y Crédito Popular emitida en 2001, endureció un poco las reglas de creación y supervisión de las cajas de ahorro, lo cual no ha detenido el creciente delito en contra de personas de medianos y bajos recursos que necesitan liquidez.

"El análisis económico también nos muestra que hay nuevas formas de estafas utilizando viejos esquemas que ahora son disfrazados con mecanismos sofisticados de inversión", expuso el investigador de El Colef, Díaz-Bautista.

Negligencia de las autoridades de control, corrupción de sus promotores y codicia de los inversionistas son los factores que confluyen para que existan cajas de ahorro en forma de pirámides financieras tipo Ponzi.

El esquema piramidal tipo Ponzi le debe su nombre a un emigrante italiano que llegó a Estados Unidos en 1903, y en 1920 concretó una estafa que para la época fue de inmensas proporciones, en los millones de dólares.

El método no fue creado por Ponzi, pero su estafa fue tan sonada que desde ahí este tipo de esquemas fraudulentos se conocen como la "pirámide" Ponzi.

En su versión primaria, las "pirámides" son operaciones de captación de dinero que ofrecen a los inversionistas rendimientos anormalmente altos en el corto plazo con la condición de que la persona que aporta presente nuevos clientes.

Los retornos no provienen de inversiones en algún activo, sino que se alimentan con el ingreso de los nuevos aportantes y que, por tanto, requiere de un recurso permanente y creciente de inversionistas para mantener el flujo de pagos a los que lo hicieron anteriormente.

En el reciente caso de Madoff, la pirámide fue disfrazada de la forma de un "hedge fund", pero también puede ser disfrazada como una inversión para especular con el tipo de cambio o con programas de inversión en valores de alto rendimiento.

De acuerdo con la Condusef, las cooperativas de ahorro y crédito no están supervisadas por ningún organismo gubernamental y, por lo general, no ofrecen garantía a sus socios.

No obstante, resultan muy atractivas para aquellas personas que desean formar un ahorro o recibir un préstamo porque prometen tasas de interés muy altas a los ahorradores (hasta del 45 por ciento en algunos casos) y los intereses que cobran por concepto de préstamo son muy bajos.

CONDUSEF PIDE CONFIRMACIÓN

A los interesados en participar en una caja de ahorro, la Condusef recomienda confirmar que la empresa en cuestión tenga un registro y sea supervisada regularmente, además que conozca las bases que regulan a la entidad.

Igualmente hay que preguntar a las personas responsables de la caja dónde y cómo se invierte el dinero, acudir a las asambleas generales de la caja de ahorro para mantenerse informado, y estar pendiente de que los intereses que pagan en su caja de ahorro sean similares a los de otras cajas.

En el 2001 se impulsó una legislación para regular dichas cajas de ahorro tras miles de fraudes cometidos contra las personas, principalmente por Cirilio Ocampo, quien fue detenido tras descubrirse que era el cerebro financiero del cártel de Colima, controlado por los hermanos Amezcua, los reyes de la metanfetaminas.

No obstante, refirió que la ley creada en 2001 se basó en la incorporación de las cooperativas como sociedad financieras, pero la práctica ha demostrado que no se debe legislar con base a la razón de la actividad que desempeñan sino a cómo están constituidas.

En 2007, el presidente de la Comisión de Fomento Económico del Senado, Jorge Ocejo Moreno, reveló que sólo 37 de las 400 cajas de ahorro y crédito popular que operan en el país y de las cuales tiene conocimiento la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, operan plenamente dentro del marco de la ley, de ahí que es necesario aplicar una cirugía mayor a la Ley de Ahorro y Crédito Popular a fin de dar certidumbre a todos los socios cooperativistas.

Si bien el Banco de Ahorro Nacional y de Servicios Financieros tiene reportadas 400 instituciones de este tipo, existen versiones extraoficiales que en México operan hasta 5 mil cajas de ahorro sin ninguna regulación o supervisión de las autoridades y en su mayoría terminan por defraudar a las personas que acuden a ellas a invertir su dinero.

En los últimos años, en la mayoría de las entidades de México se han registrado fraudes en cajas de ahorro con pérdidas millonarias para sus socios, entre ellos el Colegio de Bachilleres en el Estado de Puebla (Cobaep) en la Caja de Ahorro Número Uno, donde 6 mil ahorradores fueron engañados; el fraude se calculó en 2.5 millones de pesos.

Los cinco fraudes más escandalosos de los últimos años en México los tiene en primer lugar, José Cirilo Ocampo, quien con sus cajas de ahorro popular timó a cientos de personas y defraudó a más de 300 familias con más de 20 millones de pesos.

MÁS FRAUDES

La segunda posición la ocupa Luis Arturo de Pao, quien prácticamente acabó en unos cuantos meses con la caja de jubilaciones y ahorro de la Asociación Sindical de Pilotos de Aviación, con un fraude por el monto de 208 millones de dólares.

El tercer lugar es para José Luis Gutiérrez García, quien en unas cuantas semanas defraudó a 102 personas físicas y morales con monto de 6 y medio millones de dólares, a través de transacciones no realizadas en su Global Casa de Cambio, él ya fue sentenciado a 649 años de cárcel.

En el cuarto sitio figura José Luis González, máximo directivo de Publi XIII y en la quinta posición estaría el más reciente, el de Marco Antonio Romo Alcántara, sobre el que pesan 67 órdenes de aprehensión giradas en su contra por más de 200 personas, a las que prometió casa o departamento que nunca llegaron.

Indígenas triquis y mixtecos han sido presa fácil para cajas de ahorro fraudulentas, y es que de acuerdo a la denuncia de afectados por la Caja de Ahorros Centenario afirman que las cooperativas han encontrado un lugar propicio para delinquir y como ejemplo mencionaron las cajas Sacriputla y Don Bombón.

Los denunciantes afirmaron que la caja Centenario ha defraudado millones de pesos a indígenas mixtecos y triquis en su mayoría migrantes que mandan su dinero a su familia desde Estados Unidos y que en años de trabajo logran reunir pequeñas cantidades de dinero, pero son defraudados por los dueños de las cajas que gozan de impunidad.

Refieren que este tipo de hechos se ha repetido constantemente en la región mixteca y por lo cual anunciaron que solicitarán una audiencia temática ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para exponer los abusos y fraudes que son objeto los indígenas mixtecos por parte de las cajas de ahorro.

Los defraudados por la Caja de Ahorro Comercializadora Panamericana Capricornio les dieron largas para recuperar parte de sus ahorros por medio del Fideicomiso de Pago integrado por los gobiernos federal y estatal.

Nada más los tuvieron con puras promesas sin comprometerse a dar una fecha de pago a los 164 defraudados que no han podido recuperar sus ahorros tras 17 años de lucha.

HACE 20 AÑOS DE FRAUDES

En 1991, la SHCP cerró las oficinas de la Capricornio con el argumento de que realizaba actividades paralelas a la banca comercial y de competencia desleal al pagar tasas de interés más altas a las que pagaba la banca privada.

La PGR aseguró sus bienes y activos financieros, con los que se suponía protegerían a los pequeños ahorradores y resarcirían sus activos; el director general de la comercializadora fue condenado a 30 años de prisión, tres años por evasión fiscal, 18 años por fraude en el Fuero Federal y el resto por fraude en el Fuero Común.

En Sinaloa, el fraude ascendió a 115 millones 580 mil pesos, pero también hubo en Nayarit, Jalisco, Distrito Federal, Baja California, Sonora, Puebla y Chihuahua, por lo que el número de personas llegó a 50 mil y el monto, 500 millones de pesos.

En Baja California, también se han tenido fraudes por cajas de ahorro, ya que en el 2003 fueron arrestadas cinco personas, sobre las cuales pesaban órdenes de aprehensión por delitos cometidos por la operación de la llamada Caja de Ahorro Cachanilla, de donde resultaron miles de personas defraudadas y por lo menos unas 500 presentaran formal querella.

En esa ocasión se logró saber que desde el año de 1999, el ahorro de los que confiaron en la citada caja de ahorros se perdió, debido a los malos manejos de los funcionarios de la misma y se calcula que el monto total defraudado asciende a millones de pesos.

Fue así como unas 500 personas denunciaron el ilícito por el delito de fraude, ante un agente de Ministerio del Fuero Común, sin embargo por la misma operación de la caja de ahorro, los detenidos presuntamente incurrieron en delitos del orden fiscal federal, por lo cual la Procuraduría General de la República aplicó sus facultades de atracción, pues también hay daño patrimonial al erario de la federación.

2009, AÑO DE LAS CAJAS

En el 2009, el representante legal de los defraudados por la caja de ahorros, La Mexiquense, exigió a las autoridades de la procuraduría del Estado de México, la ejecución de inmediato de las 550 órdenes de aprehensión que subsisten desde hace dos años en contra de dos ex directivos de dicho negocio que habría fraguado uno de los fraudes más cuantiosos registrados en el valle de Toluca.

En el caso de sus representados, que en su mayoría son de la tercera edad, el fraude asciende a 400 millones de pesos, mientras que para el caso del resto de los ahorradores la cifra es de 297 millones de pesos.

Durante el 2009, el Senado aprobó la Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, la cual pretende combatir la usura de esas instancias, promover sus actividades y operaciones, así como proteger los intereses de los socios ahorradores.

También establece un régimen de delitos, sanciones y notificaciones, al tiempo que otorga a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la facultad de amonestar y sancionar a dichas cooperativas y cajas de ahorro populares en caso de anomalías.

Luego de que fue rechazado una moción suspensiva al dictamen bajo el argumento de que no se había entrado al fondo del asunto, el pleno avaló la nueva ley con 78 votos a favor y dos en contra, así como reformas a la Ley General de Sociedades Cooperativas, Ley de Ahorro y Crédito Popular, de la CNBV y de la Ley de Instituciones de Crédito.

La nueva ley menciona que todas las sociedades cooperativas que ofrecen servicios de ahorro y préstamo, independientemente de su tamaño o ubicación geográfica, deberán registrarse en un plazo no mayor a 180 días naturales, y podrán seguir operando, excepto las que tengan activos inferiores a 2.5 millones de UDIS.

Las sociedades con activos superiores a 2.5 millones de UDIS, deberán solicitar su autorización ante la CNBV para realizar o continuar operando en términos de esta ley, y establece el Fondo de Protección del Ahorro Cooperativo (fideicomiso privado), que administrará el seguro de depósitos de dicho fondo.

Puntualiza que las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, sus federaciones y confederación, se rigen por la Ley General de Sociedades Cooperativas.

SOCIEDADES COMUNITARIAS

Las reformas a la Ley de Ahorro y Crédito Popular, mejoran y simplifican la regulación de las sociedades financieras populares; establecen las bases para la organización financiera del sector rural al reconocer nuevas figuras asociativas o las sociedades financieras comunitarias, y los organismos de integración financiera rural.

La reforma a la Ley de Instituciones de Crédito autoriza a las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo para captar y colocar recursos entre sus socios. Esta excepción se establece en términos distintos a las instituciones de crédito y de demás intermediarios financieros.

"Se recomienda que al acudir a una caja de ahorro a la que se pretenda asociar, se verifique que se encuentre debidamente autorizada para evitar caer en un fraude; recordar que como socio de una caja, se tiene el derecho a hacer retiro de sus depósitos".

"En caso de ser víctima de fraude, el afectado debe acudir a presentar una denuncia, incluso una denuncia a nivel penal para evitar que las pirámides, cascadas, cadenas y cajas de ahorro fraudulentas sigan empobrecido más a la gente y no les quite su dinero", concluye el investigador de El Colegio de la Frontera Norte, Alejandro Díaz-Bautista.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Este es otro ejemplo de un fraude multinivel:

http://www.youtube.com/watch?v=oYdPcWjHmRQ&feature=channel_page

Saludos