¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

28/04/2009

Los cadáveres sin nombre

Tucson, Estados Unidos (EFE).- En estados fronterizos como Arizona, los consulados mexicanos tiene entre sus tareas una difícil y amarga: la identificación de cuerpos de inmigrantes indocumentados que fallecen en su intento de cruzar el desierto.

Por lo menos tres veces a la semana, Jerónimo García, representante del Departamento de Protección del Consulado de México en Tucson, visita las instalaciones de la Oficina del Médico Forense en el condado Pima para revisar pertenencias personales y restos de posibles inmigrantes indocumentados.

“Es importante revisar muy de cerca la ropa, las costuras, algunos inmigrantes guardan información personal como números de teléfonos de familiares en compartimentos secretos dentro de la ropa, ante el temor de ser asaltados”, explicó García, quien calcula que desde 2004 ha trabajado en la identificación de al menos 630 fallecidos. El más mínimo detalle en la ropa que visten, el color de sus zapatillas o una cicatriz en sus cuerpos puede ser la clave para revelar la identidad de un inmigrante.

El cadáver que se encuentra sobre una camilla de la oficina del forense solamente está identificado como ‘John Doe’, un hombre entre 15 y 23 años, cuyo cuerpo fue descubierto por otro grupo de indocumentados en agosto de 2008 cerca de la población de Los Reales en la reserva indígena Pascua Yaqui, en el desierto de Arizona.

Pese al intenso olor, García comienza a examinar las pertenencias del occiso y encuentra cerca de 300 dólares en efectivo, un cargador de un celular de color negro, dos encendedores y varias monedas de pesos mexicanos.

Después de fotografiar la evidencia, prosigue a revisar muy de cerca la ropa, un pantalón de mezclilla, una camisa a cuadros, unas zapatillas blancas y calcetines de color gris.

Esta vez, no hubo mucha suerte, ya que no se encontró nada dentro de la ropa, solamente un número cinco escrito dentro del pantalón.

Después prosigue a examinar de cerca el cráneo de ‘John Doe’, para revisar si tiene algún tipo de trabajo dental que pueda servir en su identificación.

Alrededor de 100 cuerpos de inmigrantes se encuentran en la Oficina del Forense del Condado Pima, el cual recibe la mayoría de los cadáveres de los indocumentados fallecidos en la frontera entre Arizona y Sonora (México).

“El trabajo que lleva a cabo el Consulado de México en Tucson es invaluable para nosotros, sin su cooperación la cifra de cuerpos identificados sería mucho menor”, dijo Bruce Parks, director forense del Condado Pima.

El forense aseguró que cerca del 70 por ciento de los cuerpos que son llevados a su oficina son identificados anualmente.

Agregó que últimamente están recibiendo más casos de restos humanos, como osamentas que dificultan mucho más la identificación.

No hay comentarios.: