¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

20/03/2009

Bromean mazahuas con los Príncipes

Ciudad de México, DF., (Reforma).- Lejos de mostrarse solemne y ceremoniosa, la Princesa de Noruega, Mette-Marit, escuchó de buena gana chascarrillos de mujeres mazahuas, celebró las bromas y le causó gracia que le dijeran "güera", durante su visita ayer al Museo Nacional de Antropología, tras culminar un recorrido con su esposo, el Príncipe Haakon.

"Le dijimos que nos llevara por allá a conocer, que no se hiciera guaje y nada más nos dijera que sí", relató Margarita Gómez, mazahua del Estado de México, quien le obsequió a la princesa un collar de corales, mientras al príncipe -"nosotras le decimos rey"- le fue obsequiado un morral bordado.

Los herederos de la corona noruega asistieron al recinto de Reforma y Gandhi para inaugurar el Seminario sobre Pueblos Indígenas, organizado por la embajada del país europeo y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y, tras la apertura, realizar un recorrido por las salas Maya y Mexica.

Sus anfitriones fueron Alfonso de María y Campos, titular del INAH, y Felipe Solís, director del museo.

Tras la inauguración, en el vestíbulo del auditorio, las mazahuas invitadas rodearon a los Príncipes y les pidieron fotografiarse con ellas. La pareja aceptó gustosa.

Los Príncipes se marcharon a Veracruz, donde cumplirán una parte de su agenda oficial, y las mazahuas se quedaron en el recinto.

"No, parece que no nos llevarán a Noruega. Ni modo", suspiró Margarita Gómez.

Prueban mole poblano

Vía terrestre, los Príncipes de Noruega se trasladaron a la Hacienda San Pedro Coxtocan, en Puebla, en donde comieron y admiraron la artesanía de la entidad.

Resguardados por una comitiva de al menos 5 motocicletas de Seguridad Pública, 2 patrullas de la Policía Federal, 4 camionetas, una ambulancia y 3 autobuses, Haakon y Mette -Marit viajaron durante dos horas.

Al llegar a la hacienda, ubicada en el kilómetro 79 de la carretera federal México-Puebla, degustaron el platillo típico de la cocina poblana: el mole.

Y aunque, según la mesera que atendió a la Princesa, esta se negó a probarlo en un inicio, por considerarlo picante, cuando finalmente la convencieron, quedó fascinada.

"Incluso repitió el platillo. A todos nos sorprendió sus sencillez. Son príncipes, pero actúan de manera tan sencilla que es digno de reconocerlo", comentó.

Luego, los anfitriones les mostraron varias artesanías, una de ellas, un collar de talavera con plata color salmón del diseñador Alonso Luis, de un valor de 600 pesos.

El objeto encantó a la Princesa, que decidieron regalárselo.

Los Príncipes de Noruega concluyen hoy por la tarde su visita oficial con una recepción en Los Pinos.

No hay comentarios.: