¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

12 dic. 2008

Operan en México al menos 15 bandas de trata de personas: experta

Ciudad de México, DF., (Notimex).- De acuerdo con estudios de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y El Caribe, en México operan al menos 15 bandas internacionales de trata y tráfico de personas.

La directora de este organismo, Teresa Ulloa Ziáurriz, indicó que en los últimos cuatro años se han rescatado del extranjero a 150 víctimas de esta actividad ilícita, entre ellas a cuatro menores indígenas de Oaxaca que fueron repatriadas desde Japón.

En conferencia, explicó que derivado a la caída de ciertos negocios ilegales, las bandas criminales se han diversificado, al grado que la trata de personas está por alcanzar en cuestión de ganancias al narcotráfico.

De acuerdo con cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se estima que el producto de la trata de personas con fines de explotación sexual a nivel mundial asciende a 34 mil millones de dólares.

Ulloa Ziáurriz indicó que entre las mafias dedicadas a esta actividad y que operan en México destacan la rusa y la argentina, además de grupos como La Familia Michoacana o la Mara Salvatrucha.

Para la directora de la referida organización la mafia argentina puede ser considerada como la más cruel, pues “ya son cuatro las mujeres de esa nacionalidad que han aparecido en México, asesinadas a sangre fría y que habían desaparecido en la nación sudamericana”.

Denunció que uno de los principales líderes de la mafia argentina que trabaja en México es un hombre de apellido Martin”s, quien se encarga de “surtir” de mujeres de toda América del Sur a varios clubs de table dance.

Las investigaciones, dijo, han revelado que las mujeres y los menores originarios de Centro y Sudamérica que son enviados a Estados Unidos son prostituidos en cada país por el que pasan para sacarles el mayor provecho posible.

Explicó que en el caso de dos de las niñas oaxaqueñas, que vivían en una comunidad alejada de la referida entidad, fue su padre quien las vendió a cambio de 200 pesos y dos cartones de cerveza. Posteriormente fueron trasladadas de forma legal hasta Japón.

El rescate de estas menores ocurrió en 2004 e intervinieron las representaciones diplomáticas de México y Japón, así como elementos de la Interpol y de la Procuraduría General de la República (PGR).

Otro caso grave, dijo, es el rescate de dos gemelas de seis años que estaban en manos de la Mara Salvatrucha, quienes habían sido robadas para llevarlas a Estados Unidos, pero fueron detectadas antes de que fueran trasladadas.

Asimismo, expuso que los infantes mexicanos, especialmente indígenas, de ambos sexos son considerados por los “clientes” de países como Holanda, Rumania y la República Checa, como “productos exóticos” y por ello tienen gran demanda.

De igual forma, abundó, los traficantes mexicanos tienen conexiones con organizaciones de otras latitudes e incluso hacen trueques de personas.

Además se encargan de reclutar a través de Internet o en las comunidades más pobres a las víctimas con las características que se les solicitan.

Denunció que en las comunidades indígenas muchas veces llegan los reclutadores y ofrecen dinero para que los padres de familia permitan que se lleven a sus hijos, con la promesa de darles trabajo en Estados Unidos.

Ulloa Ziáurriz aseguró que en México, tan sólo en el Barrio de la Merced existen mil 700 mujeres dedicadas a la prostitución, de las cuales al menos 750 son menores de edad.

La especialista en temas de género explicó que también se llevan a prostituir a ese lugar a las mujeres latinas y de la provincia mexicana durante su estancia en la ciudad de México, en espera de ubicarlas en el tráfico hacia otros países.

Aclaró que por el momento no se ha determinado la ubicación de la casa de seguridad donde se retiene a estas personas, aunque consideró que pueden ser varios domicilios, ya que así los traficantes evitan que sean localizadas por las autoridades.

En las calles de Santo Tomás y Manzanares, denunció Teresa Ulloa, es donde se observa claramente la trata de las mujeres, quienes caminan frente a los potenciales clientes y si son contratadas prestan sus servicios en mismo lugar.

Estás mujeres, expuso, no pueden alejarse más de 60 metros de la zona donde laboran todo el día sin ninguna condición de salud; el costo del servicio va desde los 150 pesos y cada una de las mujeres debe de entregar al menos cuatro mil 500 pesos diarios al proxeneta.

Teresa Ulloa puntualizó que cada mujer tiene que dar de 40 a 50 servicios al día, pero cuando no logran obtener su cuota, se les acumula una deuda que prácticamente es impagable y es la forma en que obligan a las personas a permanecer ahí.

La mayoría de las mujeres que se encuentran en ese lugar son de la provincia mexicana y podría haber algunas de ellas que por su acento serían centro o sudamericanas.

Según los testimonios de personas que han sido rescatadas, explicó, los tratantes amenazan a las mujeres con hacerle daño a algún familiar, por lo que acceden a continuar bajo este régimen de esclavitud.

Durante una visita por la zona, se constataron las condiciones en las que son explotadas cientos de mujeres, que por tarifas que van de los 120 a los 150 pesos tienen relaciones sexuales con desconocidos en lugares antihigiénicos y con un nivel sanitario inexistente.

No hay comentarios.: