¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

24/08/2010

Arranque formal de la ganadería del futuro en Yucatán

Por Bernardo Caamal Itzá, corresponsal

Mérida, Yuc.-
Unos 20 productores yucatecos se sumaron hoy a un proyecto nacional que impulsa un sistema silvo pastoril intensivo, considerada como la “ganadería del futuro” debido a sus múltiples impactos positivos en los aspectos ambiental, económico y social.

Un sistema silvopastoril intensivo (SSPi) es aquel que maneja de forma integral árboles, ganado y pastos. Surgió como alternativa de solución a limitantes para la producción de leche y carne, a través de una mayor oferta de forraje de mejor calidad nutritiva, la reducción del efecto negativo del calor sobre el consumo y productividad de los animales, la conservación y mejoramiento de suelos y fuentes de agua y el aumento general de índices de producción sostenida.

Este jueves 26, a las 8 horas, la presidenta de la Fundación Produce Michoacán, Dra. Martha Xóchitl Flores Estrada, inician los trabajos de campo, con la siembra de las primeras semillas de uaxim y la impartición del primer curso de establecimiento de ese modelo en el rancho Kancabchén, de Baca, donde se establecerá un rancho-escuela para difundir el modelo a más ganaderos del Sureste.

El proyecto se inicia en Yucatán con 200 hectáreas, en 30 ranchos de Buctzotz, Baca, Seyé, Dzilam Bravo, Tizimín, Mérida, Panabá, Cansahcab y Tzucacab, entre los principales municipios que se suman a la reconversión de la ganadería, con objetivo de convertirla en una actividad rentable, competitiva y sustentable.

La ganadería del futuro llega a Yucatán como el fruto de un modelo de investigación y transferencia de tecnología que desde hace seis años desarrolla la Fundación Produce Michoacán, con el respaldo de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Este día, el delegado de la Sagarpa, MVZ Gerardo Escaroz Soler y los presidentes de las Fundaciones Produce de Michoacán y Yucatán, Dra. Flores Estrada y Pedro Cabrera Quijano, respectivamente, convocaron a la participación de los productores yucatecos para aprovechar la transferencia de esa tecnología, adaptándola a sus condiciones agroecológicas y generando redes de valor que integren a todos los actores de la cadena productiva de la ganadería bovina.

La Dra. Flores recalcó que por instrucciones directas del secretario de Agricultura, Francisco Javier Mayorga Castañeda, para atacar el rezago de la ganadería yucateca en la incorporación del conocimiento, se invertirán $2.588,000 en ese proyecto. De ese monto, $1.294,000 aportarán los productores y una parte igual el Gobierno Federal.

Pedro Cabrera apuntó que para el éxito del establecimiento de las primeras 200 hectáreas de ese modelo es necesaria la capacitación a los productores y la formación de técnicos que asesoren a los productores en sus municipios.

Reunidos en la Sala de Juntas de Produce Yucatán, los productores ofrecieron que pondrán todo el interés de su parte para que ese sistema alternativo se consolide como una opción real de reducción de los altos costos de producción, en la escasez de alimentos durante los meses de prolongado estiaje.

En su exposición, la Dra. Flores Estrada agregó que una deficiente alimentación incide en baja fertilidad de los hatos, sanidad deficiente y acentuado deterioro de los recursos naturales porque el monocultivo de pastos conduce a la pérdida de biodiversidad y, en consecuencia, al calentamiento global.

“El establecimiento de las primeras 200 hectáreas del sistema silvopastoril intensivo en Yucatán es un primer paso para atacar, con hechos, los problemas de baja productividad de las especies forrajeras actuales; el manejo inadecuado de las praderas, y la desertificación”, apuntó.

Algunos beneficios económicos de ese sistema, adelantó, son: el costo de alimentación se reduce de un 38% a 42%; el costo de producción de un litro de leche en el sistema tradicional es de $5.50 y con el SSPi baja a $2.80 ó $3; el kilo de carne producida en un sistema tradicional cuesta $18, más del doble de ese sistema, que es de $8.

“La propuesta también tiene un impacto ecológico: por hectárea se sembrarán cuando menos 50 árboles, que capturarán de 10 a 12 toneladas de carbono por año y fijarán 300 kilos de nitrógeno en el mismo lapso. La eficiencia en el uso del agua aumenta de u 30 al 40%”, abundó.

El SSPi generaría en Yucatán 800 empleos permanentes y sus metas concretas son: En leche, aumentar la producción anual de 2,000 litros por Ha a 8,000 litros. En carne, elevar de 180 kg por Ha a 800kg, también por año. Corregir el problema de alimentación deficiente y costosa. Garantizar una nutrición animal balanceada, con proteínas de excelente calidad y energía. Mejor fertilidad del hato. Mejor uso eficiente del recurso suelo, agua y clima. Tecnificación con rotación de potreros a través de cercos eléctricos. Mayor técnica de agostaderos al quitar presión de sobre pastoreos. Recuperación de la sucesión vegetal y recuperación del agro ecosistema.

Cabrera Quijano señaló que las Fundaciones Produce aplicarán una agenda técnica que servirá para la administración del negocio ganadero por unidad de producción y por asociación ganadera, con una nueva visión, orientada a formar productores de empresa, con visión productiva.

No hay comentarios.: