¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

11/03/2010

¿Están por cumplirse las profecías mayas?


La vida para los mayas forma parte de un ciclo

Por Bernardo Caamal Itzá*

Investigadores a nivel mundial están interesados en saber las causas de la desaparición de los Mayas. Al respecto, se han escrito múltiples libros y teorías que explican que se debió a cuestiones sociales y climáticos.

Lo cierto, es que los satélites evidenciaron el desarrollo cultural alcanzado por los mayas al detectar innumerables basamentos en toda la geografía peninsular; remarcando que como cultura, generaron “un alto conocimiento” que no sólo lograron plasmar al realizar el diseño de sus antiguas ciudades, sino que los aplicaron acordes a su realidad local y que están relacionados con el agua.

La falta de agua y el tipo de suelo, propició generar estrategias para cultivar la tierra y obtener sus alimentos.

No es casual entonces encontrar sitios construidos ex profeso para almacenar agua y las semillas de sus cultivos. Es claro entonces, que la alta tecnología generada permitió usar diversos tipos de semillas para cultivar la milpa. En el caso del maíz, cuentan con variedades que producen en corto, mediano y largo plazo.

El libro del Popol Vuh, relató el vinculo del maíz y el origen del hombre. Otras fuentes orales, describen como el pájaro Ts'iu, puso a salvó la semilla del maíz durante el incendio. En la vida real, este pájaro extrae la semilla al ser cultivada fuera de la temporada de siembra.

Como cualquier cultura del mundo, los mayas se preocuparon por dejar la información generada, mismo que plasmaron en códices, estelas y pinturas. Por su parte, la tradición oral funge como un mecanismo para difundir la existencia de dichos documentos. Sin embargo, estos datos deben ser interpretados haciendo uso de los conceptos generados para tal fin. En sí, hay toda una estructura de lenguaje, que están inmersos en la antigua forma de transmitir el conocimiento y que se relaciona con el “Ak’ab t’an” y el “ak’ab ts’ib” - la palabra y la escritura oculta- para que la información sea útil a sus destinatarios.

De acuerdo a los investigadores de la cultura maya, en lo que concierne a la expresión escrita, como es el caso de las estelas, su lectura no es lineal, mientras que en las oraciones mayas actuales, es claro que su construcción sí tiene semejanza a la forma en que conceptualizan la vida.

Por otro, ellos al referirse en la evolución cultural, señalan que la rueda como tal no fue usada por los antiguos mayas, aunque el cero tiene cierta semejanza al círculo y dicen que este último nació en Mesoamérica y fue creado por las civilizaciones mesoamericanas antes de la era cristiana, por la Civilización Maya y probablemente antes por la Civilización Olmeca. De hecho, la incorporación del cero a su sistema de numeración vigesimal, le permitió realizar operaciones con números muy "grandes" usando las ventajas del sistema posicional, como el que usamos ahora sólo que con base diez. Esta comparación y similitud de la rueda, ausente con los mayas, y el cero, presente en su cultura, lleva a algunos especialistas a opinar que la ciencia, que se realiza en la ideas, sí formó parte de su entorno, al menos en la élite gobernante, pero no así, la tecnología, como la falta de "aplicación" en el uso de la rueda.

Martiniano Pérez Angulo, intelectual maya, nos comparte esa visión en relación a la continuidad, multiplicación o la ciclicidad “Es posible que nuestros abuelos representaron el principio de las cosas con la flor, la semilla, sólo en el caso del caracol -en su parte interna- asemeje el movimiento en espiral”.

Lo anterior es visible en el plano religioso, por ejemplo, el sacerdote maya durante las ceremonias del Ch’a’ cháak- traer lluvia- y el jéets' lu’um – para devolver el equilibrio de la madre tierra-, inicia con plegarias para “bajar a los dioses”, mientras que en la parte final del ritual “suben a los dioses” - porque conciben que estos seres están constituidos de energía- porque si no concluyen con esta fase, les podría ocasionar problemas en su vida futura.

Queda claro que para los mayas todo tiene un ciclo. En el caso de la vida está regida por el p’iis – todo tiene su unidad de medida-, concepto que está íntimamente ligado con los seres míticos como la Xtabay, los Aruxes y el Kisin, porque son quienes vigilan su cumplimiento o castigar a quienes infringen las normas que permite la convivencia y la armonía de la vida comunitaria.

La nueva tecnología deja al descubierto la relación de las antiguas ciudades mayas con los caminos –sakbe’ob- y muestra la grandeza del conocimiento al señalar el diseño y la precisión en que fueron construidos.

Relatos aclaran que los mayas utilizaban otros caminos que están bajo la superficie terrestre. Algunos parten desde algunas grutas y cavernas, como es el caso de Loltún – sitio arqueológico que se encuentra en el municipio de Oxkutzcab, Yucatán- y de ahí, bajo la tierra es posible llegar a Maní ó Mérida describen varios campesinos aledaños a dicho lugar.

Además, en esta década, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) resaltó el aporte valioso de los pueblos indígenas en cuanto al patrimonio intangible que le dejan legado al mundo, en casos concretos, lo podemos observar con los productos mexicanos que cuentan con la denominación de origen, como es el Tequila y el Chile Habanero.

Lo que queda claro, es que aún faltan espacios en los medios masivos de comunicación para promover “Lo maya”, y que involucre no sólo al idioma, sino su justa revaloración y dignificación como cultura. Aunque en Yucatán, en los últimos 8 años, en el marco del día internacional de las lenguas maternas, le dedican 30 días para promover diversas actividades que muestran la riqueza cultural del pueblo maya.

Hoy en día, ante la cercanía de diversos eventos históricos para Latinoamérica y lo que señalan los Mayas en las estelas prehispánicas, muestran una vez más el conocimiento pleno que tienen de su entorno; aspectos que son documentados para ser transmitidas por el canal de televisión restringida History Channel, como parte de un proyecto “Unidos por la historia” que se realizan en el marco del bicentenario de nueves países que celebran casi simultáneamente los 200 años de independencia.

¿Será que las antiguas profecías se van cumpliendo para que el kej (venado) salte y el k’anbúul (faisán) vuele de nuevo en el mayab…?

___________
Bernardo Caamal Itzá: Agrónomo y comunicador indígena maya. Creador de la serie radiofónica ARUX K'AT (El duende maya), actualmente colabora en el área de Comunicación Social de la Fundación Produce Yucatán, A.C.

Ahora este documento se los presentó en lengua maya

Ta’aytak wáa u k’uchul u k’iinil u yúuchul le ba’ax u ya’almajo’ob le maayaso’ ku úuchulo’?

U kuxtal le maya’obo’ oka’an ichil jump’éel sutk’iin

Por Bernardo Caamal Itzá / Samuel Yah Canul

Xak’alnáalo’ob ti’ tuláakal yóok’ol kaabe’ u k’áat u yojelto’ob bix úuchak u sa’atal le maaya’obo’. Tu yo’olale’, ts’o’ok u sen ts’íibta’al anáalte’ob yéetel tuukulo’ob tu’ux ku ts’o’olole’ tu yóok’lal bix yaniko’ob yéetel le k’iino’obo’.

U jaajile’, le satéliteso’ ku ye’esik tak buka’aj naakik u mu’uk’a’antal le miyatsil maayao’ úuch u yilik le chun pak’ilo’ob sen yano’ob tuláakal u petenil u lu’umil yucatan, tu meento’ob “ya’abkach tuukulo’ob” ma’ chéen k’ucho’ob ye’eso’ob yéetel le tuukulo’ob úuch u meentik u kaajalo’obo’, tu meentajo’ob xan yéetel bix u yiliko’ob le tu’ux yano’obo’ lela’ yaan ba’al u yil yéetel le ja’o’.

Le ja’o’ ma’ sen yaani’ yéetel le lu’umo’ tu’ux yano’obo’, tu meentajo’ob u yiliko’ob bix ken u meyajtiko’ob le lu’umo’ yéetel ba’al u jaanto’ob.

Le meentike’ ma’ chéen je’el tu’ux je’el u meentiko’ob u nu’ukulil tu’ux je’el u ta’ajko’ob ja’ yéetel u yi’inajo’obo’. Sáasil túun beya, le ka’anal na’at u meentmajo’obo’ tu ts’áaj u páajtalil u meyajtiko’ob ya’ab u jejeláasil i’inajo’ob tu ich koolo’. Je’ex ti’ le ixi’imo’, tu meentajo’ob le seban u yantalo’, le ku chan yúuchtalo’ yéetel le ku yúuchtalo’.

U anáalte’il le Popol Vuh, tu ya’alaj bix k’aaxlil le ixi’im yéetel u káajbal máako’. Uláak’ tsikbalo’obe’, ku tsoliko’ob bix le ts’iu, úuch u luk’esik le ixi’im táan u yelel le k’aaxo’. Ba’ale’ u jaajile’, le ch’i’ich’a’ ku panik le ixi’im ku pa’ak’al ma’ ich u k’iinilo’ob u yúuchul paak’alo’.

Je’e bix makalmáak miyatsilil ti’ le yóok’ol kaaba’, le maaya’obo’ tu yilajo’ob u p’atiko’ob le tuukulo’ob yanti’obo’ yéetel túun ts’íibo’ob ti’ códices, ti’ póolbil tuunicho’ob yéetel boonilo’obo’. Le t’aano’ (tradición oral) ku meyaj bey jump’éel u nu’ukulil utia’al u ts’a’bal k’ajóoltbil yane’. Ba’ale’, le ba’alo’ob je’ela’ k’a’abéet u na’atal leken jo’p’ok u meyajtal utia’al le ba’ax k’a’ana’ano’. Yaan tuláakal jump’éel u tsoolil le t’aan oka’an ich le bix u máansa’al le tuukulo’ob úucho’ lela’ yaan ba’al u yil yéetel le ak’ab t’aan yéetel le ak’ab ts’íibo’ – beyo’ le ts’a ojelilo’ je’el u béeytal u meyaj ti’ máako’ob k’amiko’.

Ku ya’aliko’ob le nukuch xak’alnáalo’ob ti’ le miyatsil maaya’, ku ya’alik le ts’íibo’obo’, je’ebix te póolbil tunicho’obo’, u xo’okole’ ma’ toji’, bejla’e’ ichil u ts’íibil le maaya ich le k’iino’oba’, jach chika’an yaan ba’al u yil yéetel bix u yiliko’ob le kuxtalo’.

Uláak’e’, leti’obe’ lekéen u ya’alo’ob u bin u k’expajal le miyatsilo’, ku ya’aliko’obe’ le balk’alako’ ma’ meyajta’ab tumen le úuchben maaya’obo’, kex le cero bey k’as wóoliso’ yéetel ku ya’alale’ ti’ káaj tu lu’umil Mesoamerica, meenta’ab tumen le miyatsil mesoamericano’obo’ le ma’ k’uchuk le u k’iinilo’ob le cristiano’, mi yáax tumen le miyatsil olmeca ka’aj ts’o’oke’ tumen le miyatsil maaya. U yoksiko’ob le cero ichil u meyaj xoktiko’ob le numero’ob a junk’alilo’obo’, tu ts’áaj u páajtalil u meyajtiko’ob nukuch número’ob je’ebix le kak meyajtik bejla’ a lajunila’. U keetkunajil yéetel chíika’an ti’ bey je’ebix le balk’alako’, mina’an ich le maaya’obo’, yéetel le cero tia’an ich u miyatsil, lela’ ku binsik u tuukulte especialistas ti’ le its’atil [i], ku meenta’al yéetel tuukul, wa oka’an ich le ba’alo’ob bak’paachtiko’, kex chéen ichil múuch’ jala’achilo’ob, ba’ale’ ma’ beyo’, le túumben ba’alo’ob, bey u binetik u meyajta’al ich le balk’alako’.

Martiriano Pérez Angulo, maaya wíinik, ku taasikto’on le u tuukulil bix u bin láayli’ u meenta’al, u ya’abkúunsa’al wa le balk’alakilo’ “ju páajtal u ya’alale’ ak noolo’obe’ leti’ob káajs le ba’alo’ob je’ex le loolo’, le i’inajo’, chéen ichil le úuricho’ – ichile’ k’as bey u yúuchul baak’e’”.

Le ts’o’ok u tso’olo’ leti’ u paakat le religiono, je’ebix, le jmeeno’ táan u meentik le ch’a’ cháako’ yéetel le jéets’ lu’umo’, ku káajsik u payalchi’it ka éemek le yuumtsilo’obo’ lekéen ts’o’okoke’ ku na’aksik tu ka’aten – tumen ku tuukultiko’obe’ yaan u yik’alo’ob, wa ma’atáan túun u na’aksiko’obe’, je’el u chu’ukul tumen u yik’ale’ ku k’oja’antalo’ob.

Ku p’atal túun sáasil ti’ le maayaso’ tuláakal ba’ale’ yaan ti’ jump’éel sutk’iinil (ciclico). Je’ebix le kuxtalo’ polinta’an tumen p’iis, tumen tuláakal ba’al yaan u p’iis-, tuukul yaan ba’al u yil yéetel le xtabay, aruxo’ob yéetel kisin, tumen leti’o’ob ilik u meenta’al yéetel u meenta’al u bo’otik u si’ipil le máako’ob meentik k’aas wa loobiltik u biskubaj u kuxtal u máakilo’ob kaaj.
Le túumben ba’alo’obo’ ku chikbesik bix u bisikubaj le úuchben kaajo’ob yéetel le sak bejo’obo’- yéetel ku ye’esik u ka’analil u tuukulo’ob úuchak u tuukultiko’ob bix ku meentbilo’ob.

Tsikbalo’ob jets’ik tu’ux ku ya’alal le maayaso’ ku meyajtik bejo’obo’ yanal lu’um. Yane’ líik’ulo’ob tu yiknal jump’éel áaktuno’ob yéetel joomo’ob, je’ebix lontún – kuchil yaan tu kaajil Oxkutzcab, Yucatán- tak te’elo’, u xíimbatal tak u k’uchul máak tak tu kaajil Maní, ku tsikbaltiko’ob le kolnáalo’ob yaan naats’o’ob ti’ le kúuchilo’.
Ts’o’okole’ ichil le lajunja’abo’oba’, le Organización ti’ le Naciones Unidas (ONU), ku ya’alik u nojoch sibalo’ob u meentmaj le máasewáal kaajo’ob ti’ le patrimonio intangible ku ts’áaik ti’ u yóok’ol kaab, ti’ lelo’ je’el u béeytal u yilal u yich u meyaj le mexicanos bejla’e’ je’ex u ts’ák’aababta’al’ sijnáalil weyt lu’um le tequila yéetel le iik habanero.

Le ku sáasiltalo’, leti’u k’a’ana’anil u yantal kúuchil ti’ ichil le medios masivos utia’al u k’a’ayta’al “le maayao’”, yéetel ma’ u jóok’sik chéen u t’aanil le maayao’, k’a’ana’an tak bix u yu’ubikubaj bey miyatsilile’. Kex tu lu’umil Yucatán, tu ts’o’ok waxak ja’abo’oba’, ichil u k’iinbesa’al le máasewal t’aano’obo’, ku ts’áabal 30 k’iino’ob utia’al u meenta’al u cha’anilo’ob tu’ux ku ye’esa’al u ayik’alile miyatsil maayao’.

Bejla’e’, ichil u naatsil ya’abkach úuchben ba’alo’ob tu lu’umil Latinoamérica yéetel le ku ya’aliko’ob le maayas ti’ le úuchben póolibil tunicho’obo’, ku ye’esiko’ob uláak’ junten u ka’analil u k’aj oltmilo’ob u bak’ pacho’; ba’alo’ob tabsa’an utia’al máansabil tumen le canal History Channel, bey jump’éel meyaj “múuch’o’one’ex ti’ jump’éel jump’éelili’ k’ajlayile’” ku meenta’al tu yóok’lal u 200 ja’abilo’ob bolon lu’umo’ob (paises) ku k’iinbesiko’ob k’as keet u 200 ja’abilo’ob p’atako’ob tu juuno’ob.

¿Táan wáa u bin u yúuchul le úuchben ba’alo’ob je’ex a’alanilo’obo’ utia’al ka síit’nak le kéejo’ yéetel le k’anbúul ka xik’nalnak wéey te tu yóok’ol u lu’umil mayabe’…?

No hay comentarios.: