¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

1 abr. 2009

Quiere inculcar el nahuatl

Pachuca, Hgo., (OEM).- Aunque es maestro jubilado del Sistema de Educación Indígena, José Nicanor García continúa en pie de lucha por inculcar el náhuatl a personas que deseen aprenderlo.

Por ello, redactó Ma Tikamanaltikaj nauatl (Hablemos Náhuatl), un método propuesto para hablar el idioma con mil ejemplares impresos acompañados por un disco con el propósito de facilitar el aprendizaje a través del oído.

Esto significó el esfuerzo de dos años de investigación y de su propio bolsillo. "No le pido a nadie; son de mis recursos", afirmó. Ahora los ofrece en la feria artesanal instalada en la explanada de la Plaza Juárez, en la Bella Airosa.

Originario de la comunidad Texquitote, en el municipio de Matlapa, San Luis Potosí, llegó a tierra hidalguense, que ostenta el tercer lugar de 14 entidades con mayor población náhuatlhablante.

"El náhuatl es el idioma de México", sentenció José Nicanor, descendiente de padres indígenas potosinos.

Así, durante 30 años se dedicó a enseñar a niños de primero y segundo grados de primaria a escribirlo y leerlo, "que es muy diferente a hablarlo", específico.

En Hidalgo, su punto de encuentro con alumnos indígenas fue en la región de la Huasteca, concretamente en la localidad de Buenavista, en San Felipe Orizatlán, sitio que guarda "gratos recuerdos".

"No solamente enseñaba a los pequeños, sino a sus padres. Fue una comunicación muy estrecha, porque había confianza a través del mismo idioma".

Durante su estancia, corría principios de la década de los noventa, fue tratado como un miembro más de la familia. "Me daban un café, una tortilla, lo que fuera. Era ofrecido con el corazón", recordó.

Igualmente, fungió como director de escuelas primarias y encargado de albergues escolares. En estos, por la noche, cantaban en náhuatl, "una de las maneras más eficaces de comunicación", garantizó.

Por su empeño en compartir su aprendizaje con indígenas hidalguenses, continúa con su labor a través de conferencias, regularmente, escuchadas en la Huasteca y Tulancingo.

Lo anterior es compartido con su responsabilidad de asesor técnico pedagógico en la Universidad Indígena de San Luis Potosí.

"Es el idioma de México, inclusive se habló del sur de Estados Unidos y antes de la conquista dominaba Centroamérica", insistió.

En este centro de estudios sus alumnos son profesionales, en su mayoría, de ingenierías y licenciaturas.

Y desde luego, como conocedor de sus raíces José Nicanor no ha dejado de ser miembro del Sistema de Educación Indígena. Su tarea a desempeñar, igual que sus compañeros, es analizar avances y retrocesos del náhuatl.

"Tengo una misión, florecerá, revivirá. La gente toma conciencia. Somos un pueblo que valora nuestros antepasados", pronosticó.

SIN TEMOR

La experiencia ha enseñado a José Nicanor a ser paciente y motivar a los estudiantes; no importa las edades.

Su método de enseñanza, reveló, es que interesados escriban como lo comprendan con el plus de un verdadero deseo por hacerlo.

"Dado el primer paso, se corrige con la gramática. Aquí, empezamos a hablar sobre el alfabeto".

Este no es difícil, porque consta de 19 letras reconocidas por los nahualhablantes; en tanto, el español comprende 26.

La facilidad aumenta debido a que todas las palabras son graves. "No tiene la engorrosa gramática española con agudas, graves, esdrújulas y sobresdrújulas".

"Usamos palabras en español que su raíz procede del idioma, como es tomate y cacahuate, estos les llamamos nahualtlismos".

Sin embargo, hay personas que prefieren aprender inglés que el náhuatl. "No perciben que atrás de la escritura esta el pensamiento, cosmovisión indígena", lamentó.

Una de las razones es que los medios de comunicación, día y noche, invaden con el español a las comunidades con el dialecto. "Se les hace penoso hablarlo", argumentó.

Ante el panorama, el potosino, se sintió afortunado por nacer indígena. "Aprovecho cada momento para hablar de mis ancestros en mi natal lengua, es una maravilla".

Asimismo, por medio de una estación comunitaria, en horario de lunes a viernes de 5 a 7 de la tarde comparte, como locutor, su forma de percibir situaciones culturales, políticas, económicas y sociales de México.

"Me sorprende, porque los radioescuchas hablan para compartir sus opiniones, las cuales son enriquecedoras. No me quejo, la gente está respondiendo", manifestó el hombre de 60 años.

No hay comentarios.: