¡Búscanos en las redes sociales!

Síguenos en Twitter.com/c_indigenas o como @c_indigenas.
Búscanos en Facebook como Corresponsales Indígenas y hazte fan

28 ago. 2008

Elena Azaola publica libro sobre justicia penal, género y violencia

México, DF., (CIMAC).- El libro “Crimen, castigo y violencias en México”, de Elena Azaola, consejera de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y editado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Ecuador, profundiza en la dramática realidad social de la falta de justicia y democracia en México y da un panorama de las mujeres ante la justicia penal, del género y la violencia.

El libro de Elena Azaola, presentado el pasado 26 de agosto, indica que hoy existe en el mundo un promedio de 30 hombres por cada mujer en prisión, es decir, que las mujeres representan solo el 3.3 por ciento de la población de las prisiones, porcentaje que, si bien varia de un país a otro, casi nunca sobre pasa del 15 por ciento en relación con los varones.

En la República Mexicana existen 439 establecimientos penitenciarios de todo tipo y en aproximadamente 230 de éstos existe una pequeña sección, celda o rincón que alberga a la población femenina. Con la excepción de siete centros de readaptación femeniles, no existen en México centros que sean exclusivos para mujeres, lo que constituye la primera fuente de desventaja para ellas.

Señala el libro que la población total en prisión ha crecido un 20 por ciento en cuatro años, la proporción de mujeres no se ha modificado y continua representando el 4 por ciento del total.

Para la Consejera de la CDHDF Clara Jusidman, el libro muestra el deterioro y el desastre en el que se encuentran las instituciones responsables de ejercer la fuerza del Estado para garantizar la seguridad de las personas y de sus bienes.

Hay una certeza, dijo la Consejera, que las cosas han empeorado, los índices de inseguridad, criminalidad y reclusión han aumentado y la sociedad se ha convertido impermeable y cínica frente a las muertes que diariamente ocurren en todo el país.

Manifestó Jusidman que las claves de la violencia que se están viviendo responden al tipo de la sociedad que se ha venido creando desde varias décadas, donde las desigualdades y la exclusión se han acrecentado, el deseo de acumulación de quienes detentan la riqueza y el poder político es insaciable.

JÓVENES, MADRES Y POBRES

El 70 por ciento de las mujeres internas tiene de 18 a 35 años edad, es decir, están en periodo reproductivo; en una tercera parte de las internas son solteras, sin embargo y con independencia de su estado civil, el 86 por ciento son madres y tienen un promedio de 3.5 hijos.

Con respecto a la escolaridad, el 70 por ciento tiene como nivel máximo la primaria y dentro de este porcentaje el 20 por ciento es analfabeta, el 30 por ciento restante se distribuye entre los diversos grados de la secundaria, de la preparatoria o de alguna carrera técnica que pocas veces se logró completar.

En cuanto a la ocupación que desempeñaban estas mujeres antes de ingresar a los centros de readaptación, la mitad se encontraba en el hogar, mientras que la otra mitad eran pequeñas comerciantes, empleadas del hogar o trabajaban como meseras, secretarias, cajeras, trabajadoras sexuales y, en menor proporción, en actividades agrícolas o industriales.

Por lo que se refiere al delito, el libro destaca que en los últimos años, los delitos relacionados con las drogas son el principal motivo por el que las mujeres se encuentran en prisión, ello contrasta con lo que ocurre con los varones, ya que mientras el 11 por ciento de ellos se encuentran por delitos relacionados con las drogas, el 36 por ciento de las mujeres se hallan en prisión por estos delitos.

Le siguen delitos contra la propiedad, por los que se encuentran internas 33 por ciento de las mujeres; 14 por ciento por homicidios; 4 por ciento por lesiones, 3 por ciento por robo de menores de edad; 2 por ciento por secuestro; 2 por ciento por delitos sexuales, y 6 por ciento por el conjunto de otros delitos en los que se encuentran, despojo, daño en propiedad ajena, allanamiento, entre otros.

El libro da a conocer que las mujeres indígenas constituyen el 5 por ciento de las mujeres internas, y los delitos relacionados con las drogas representan el 43 por ciento, seguido de homicidio con el 28 por ciento y delitos contra la propiedad con el 15 por ciento.

El libro fue comentado también por el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Emilio Álvarez Icaza, y la Fiscal Especializada para la Atención de Delitos Relacionados con Actos de Violencia contra las Mujeres y la Trata de Personas (Fevimtra), de la Procuraduría General de la República, Guadalupe Morfín Otero.

No hay comentarios.: